política

A los editores de los diccionarios Vox les "toca las narices" que exista un partido con el mismo nombre

Archivado en: 

EUROPA PRESS Madrid​​​​​​ 

  • La marca de diccionarios, cuyo origen se remonta a la década de los 40, tiene el ejemplar con el mayor en número de definiciones hasta el momento
  • El Vox de los libros se define como "multicultural porque trabajamos con las lenguas y detrás de cada la lengua hay una cultura"

Los editores de los diccionarios Vox, con más de medio siglo de trayectoria, han admitido este lunes que les "toca las narices" que exista un partido con el mismo nombre, y preferirían que su marca no se asociase a la política. "Nosotros no nos presentamos a las elecciones, nos dedicamos a hacer diccionarios, a la cultura y a la investigación", han explicado a Europa Press fuentes de la empresa.

Una autoridad clásica

Archivado en: 

David Hernández de la Fuente 

Griegos y romanos acuñaron palabras para definir el respeto que debían transmitir los servidores públicos y su valor moral, ideas que se echan de menos.

En el debate público se echan cada vez más de menos voces que transmitan ejemplaridad y honestidad, referencias basadas en una autoridad de prestigio merecido por consenso público, que los antiguos griegos y romanos, fundadores de los primeros sistemas de gobierno participativo de la historia, llamaron semnotes o auctoritas. A veces, el matiz con el que se han estudiado estos conceptos remite al mundo de la retórica política, pero sobre todo alude a la idea de la confianza en quien, independientemente de sus responsabilidades, emite un discurso calificado de autorizado, honesto, serio y que, en definitiva, sirve de guía para sus conciudadanos. Precisamente lo que hoy se echa en falta entre la clase política.

Suscribirse a RSS - política