Opinión

Artículos comprometidos, ideas expresadas libremente que pueden cosechar aplausos o levantar ampollas

Salustio y el mérito

Archivado en: 

Antonio Hermosa www.elmercuriodigital.net 11/05/2012

A Carmen Pérez López.

La vida de Salustio, transcurrida entre el 86 y el 35 del siglo I antes de nuestra era, es la de un actor-testigo de las últimas décadas de la República romana, aquéllas en las que se precipita su descomposición y se acelera su ruina. Polibio la había saludado como obra maestra de la ingeniería política por mezclar en su dosis justa los tres principios de gobierno en uno solo, y explicaba la bondad del resultado, el gobierno mixto, cual si de un héroe homérico o de un rey oriental se tratara, por sus éxitos militares además de por su luna de miel con la libertad. Empero, apenas cuatro años después de la muerte del cónsul e historiador, tras la densa cortina de polvo producida por su desmoronamiento, aparecía claramente configurado el régimen unipersonal de Octavio, primer paso en la formación de un imperio que, salvo en contados instantes, devoró hasta el romanticismo vinculado a su recuerdo.

Puto, Putare, Putavi, Putatus

Archivado en: 

Juan Antonio Micó | Cádiz www.diariodecadiz.es 01/05/2012

No me consideren un malhablado por empezar la columna de hoy 'putandi', es decir 'pensando', en las nuevas reformas universitarias (más bien recortes). En efecto creo, y si me equivoco ya me corregirán mis compañeros profesores de latín de la UCA, que en latín 'pensar' se dice 'putare' y el gerundio 'pensando' se dice, en una de sus formas, 'putandi'.

El Ministerio de Educación quiere "hacer algo" con las carreras que tienen poca demanda de estudiantes. No sabemos como concretarán ese "algo" pero 'putandi' (pensando) se me ocurre que puede ir desde fulminarlas a fusionarlas. En el último caso se supone que serán impartidas solo por algunas universidades con un número "rentable" de alumnos. Evidentemente, esta medida del Ministerio es una medida de ahorro, sin más. Mi opinión, como profesor de universidad, es que no han 'putatus' (pensado) con mucho criterio universitario ni histórico. No creo que haga falta decir que entre los grados amenazados están las lenguas clásicas, latín y griego.

Los conceptos de persona y ciudadano en Aristóteles

Archivado en: 

Pedro Sáez Martínez de Ubago www.diarioya.es 23/04/2012

No siempre deben de ser los mismos los que gobiernen.

Aristóteles distingue y diferencia en “La Política” los conceptos de persona y ciudadano, aunque para entender plenamente la diferencia habría que remitirse a otros conceptos como Estado y Sociedad. El Estado se conforma por medio de la unión de familias orientada al bien común. Y tras la unión de muchas familias, formando así el pueblo, y de la unión de muchos pueblos, se forma el Estado, que es un resultado de la dimensión social del hombre que le conduce instintivamente a conformar una sociedad con otros.

También, según Aristóteles, no siempre deben de ser los mismos los que gobiernen, pues todos los ciudadanos son iguales y deben de tener igualmente acceso al poder. Así, en el libro segundo de su “Política”, Aristóteles describe algunas constituciones, en las que obviamente el ciudadano juega un papel importante, como en la Constitución de Hipódamo de Mileto, que divide la sociedad en agricultores, artesanos y defensores a la que critica por considerar que es difícil que los agricultores y artesanos lleguen a ocupar puestos públicos. Es aquí cuando empiezan las dudas acerca de quien es considerado ciudadano, quién puede ejercer magistraturas políticas o de gobierno y quién no.

Roma contra los centuriones

Archivado en: 


Pablo Ordaz blogs.elpais.com 12/04/2012

Hay, a la sombra del Coliseo y también del Panteón, centuriones octogenarios que arrastran en un carrito de la compra su espada mellada y unas plumas rojas que el tiempo fue destiñendo. Pero son la excepción. La mayoría tiene un perfil mucho más feroz. Disfrazados de cualquier manera, con los calzones Nike asomando bajo la túnica, la cota de malla esculpida en PVC y una espada de madera lista para acorralar a los turistas desprevenidos, lo único auténtico de su indumentaria es el móvil de última generación por el que hablan a voces. No ofrecen, desde luego, la mejor imagen de Roma y de ahí que, hace unos días, las autoridades les advirtieran de que tenían que alejarse del monumento y regularizar su situación. Montaron en cólera, se amotinaron subiéndose al Coliseo –con pancarta y todo, para alucine de los turistas— y, finalmente, el jueves a mediodía la policía municipal, primero por las buenas y luego por las malas, intentó alejarlos del monumento. La que se lió...

Hay dos formas de contarlo. Una es en serio. Como si los hechos no hubieran ocurrido en Roma. Habría que decir entonces que la policía municipal llegó y advirtió a los falsos centuriones, a los dueños de los camiones-bar y a los vendedores ambulantes de que, en virtud de las ordenanzas que velan por el decoro del anfiteatro, tenían que alejarse o serían desalojados. Tal vez en otra ciudad, los aludidos hubieran hecho caso. O, si no, los agentes habrían actuado en consecuencia. Pero no en la vieja Roma, donde la permisividad –cuando no la complicidad— de las autoridades municipales con quienes ocupan la calle de forma abusiva es total y cobra trienios. No hay lugar turístico en Roma --¿y qué lugar no es turístico en Roma?—que no esté invadido por músicos que vociferan durante horas las mismas tres canciones armados de amplificadores infernales, estatuas humanas que compiten por la foto con las fuentes de Bernini y dueños de restaurantes convencidos de que japoneses y americanos han viajado miles de kilómetros con la única intención de degustar sus pizzas. A su vera, doy fe, decenas de amables policías hacen la vista gorda…

La sabiduría de los maestros antiguos

Archivado en: 

Carlos García Gual www.elpais.com 24/03/2012

Cuando se habla de los traductores, se suele pasar por alto a los imprescindibles intérpretes de los textos clásicos. Pero en los últimos decenios se han multiplicado en España las traducciones de autores griegos y latinos.

Con los traductores tenemos todos, y en especial los amantes de la literatura, una deuda de gratitud, evidente y frecuentemente olvidada. Gracias a su mediación existe la literatura universal, tal como resaltó George Steiner en Después de Babel. Sin embargo, cuando se resalta la importancia de tan imprescindibles intérpretes, se suele pasar por alto a los de textos antiguos, e incluso cuando se habla de “los clásicos” —como en unas páginas recientes de Babelia— no encontramos ni mención de los griegos y latinos, los clásicos más universales, que leemos gracias a sus traductores modernos. Supongo que no se trata de un rechazo tácito, ni helenofobia o latinofobia premeditada. Es lo usual en enfoques periodísticos, atentos a lo actual y despectivos de lo que suena a vetusto, pátina inevitable de lo clásico y de textos escritos en las lenguas arcaicas y supuestamente difuntas. En todo caso, un síntoma del desdén habitual en medios de amplia difusión, incluso en los relacionados con la educación, muestra significativa del menosprecio postmoderno del pasado y la cultura antes prestigiosa (pero ya no de moda) y hacia lecturas que suponen un cierto esfuerzo intelectual por su contexto y referencias históricas. En definitiva, hacia “la vieja literatura libresca”.

Hoy, Idus de marzo

Archivado en: 

Antoni Gutiérrez-Rubí www.blogs.elpais.com 15/03/2012

El 15 de marzo del año 44 a.C., un grupo de traidores, encabezado por Marco Bruto, acabó con la vida de Julio César cuando éste llegaba al Senado. Según el escritor griego Plutarco, César había sido alertado del peligro, pero desestimó la advertencia. Aceptó el destino. Como si la tragedia en la muerte fuera una prolongación inevitable de la gloria de su extraordinaria vida.

Aunque el calendario romano fue sustituido tres siglos después, la expresión y el recuerdo de la fecha han llegado hasta nuestros días en parte gracias a la célebre obra de Shakespeare “Julio César”. En ella se cita la fecha al escribir la famosa frase: «¡Cuídate de los idus de marzo!», como advertencia premonitoria del peligro que genera la peligrosa combinación de poder y ambición, que casi siempre culmina en traición.

Roldán Hervás: "Con las sangrías de hoy, podríamos calificar de modélico a Calígula"

Archivado en: 

F. Franco | Vigo www.farodevigo.es 28/02/2012

La imagen de loco y monstruo capaz de las más sanguinarias tropelías adjudicada al emperador parece "una etiqueta melodramática y simplificadora", según el historiador.

"Hoy, acostumbrados como estamos a sufrir las continuas sangrías impositivas de gobiernos corruptos e ineptos, incluso podríamos tildar el sistema de Calígula de modélico". Aunque esa fue la frase con la que acabó ayer José Manuel Roldán su charla en el Club FARO, bien merece ser con la que empecemos por su aplicación a la actualidad de un tema tan netamente histórico como fue "Calígula, el emperador maldito (¿llevó a Roma a la bancarrota?)", título de la conferencia.

El latín vulgar, usina de palabras

Archivado en: 

Paco Fernández www.eltribuno.info 21/02/2012

Los conquistadores romanos hablaban un latín que no era el culto, producto de las grandes obras literarias y de la oratoria. “Maña” proviene del latín vulgar “mania” que, por su parte, ha sido derivada de “manus”, cuyo significado es "mano'.

Cuando irrumpió el Imperio Romano, no solo llegaron a la península ibérica oficiales y jefes militares de alta jerarquía. Como ellos iban en tren de anexar tierras y provincias al Imperio, llevaban gente especializada en los más diversos oficios para que, llegado el momento oportuno, pudieran aplicar sus conocimientos y destrezas prácticas en los nuevos destinos, de modo que la colonización de otras latitudes, distintas de las que tenían los romanos en Italia, no solo implicara la imposición de un sistema político por las armas, sino además la transferencia de toda una cultura avanzada para las nuevas provincias romanas.

Diotima de Mantinea, sacerdotisa del amor

Archivado en: 

Miguel F. Torres www.prensalibre.com 13/02/2012

La época clásica de la Cultura Griega abarcó el siglo V a. C. —llamado el Siglo de Pericles— y la primera mitad del siglo IV a. C. Esta edad dorada de la Humanidad, especialmente en la ciudad de Atenas, vio nacer a muchos grandes filósofos, artistas y sabios de toda índole, que cimentaron nada menos que nuestra actual Cultura Occidental. Tal riqueza de conocimientos sigue influyendo en las mejores iniciativas actuales.

En esa época, destacaron una fundamental tríada de filósofos griegos: Sócrates, maestro de Platón, a su vez maestro de Aristóteles. Gracias a los primeros dos sabemos acerca de una singular mujer, poco conocida y de enorme inteligencia: Diotima de Mantinea.

¿Quienes somos?

Archivado en: 

José Calvo Poyato | Córdoba www.abc.es 01/02/2012

Hago esta reflexión ante el anuncio de modificar el sistema educativo, necesario ante los fracasos cosechados.

Uno de los mayores traumas que puede sufrir un ser humano está relacionado con la ignorancia de su pasado. El desconocimiento de los antecedentes familiares, de las raíces de las que procedemos, puede llegar a convertirse en una obsesión. No saber de nuestros ancestros —lo más complejo y problemático es ignorar quienes son nuestros progenitores— ha sido tratado muchas veces en el terreno de la literatura. Un caso reciente, por ejemplo, es el que nos ofrece Julia Navarro en su última novela «Dime quien soy».

Páginas

Suscribirse a RSS - Opinión