Opinión

Artículos comprometidos, ideas expresadas libremente que pueden cosechar aplausos o levantar ampollas

¿Sabían ustedes que sus hijos quieren ser humanistas?

Archivado en: 

Emilia Mataix Ferrándiz | Universidad Internacional de Valencia www.viu.es 20/05/2016

Resulta difícil no empezar un artículo en el que se habla de la importancia de la educación en humanidades citando el discurso que el difunto David Foster Wallace dio en la graduación de 2005 del Kenyon college (Ohio, USA)[1]. En éste, el autor utilizaba una metáfora, en la que dos peces jóvenes están nadando y se encuentran a otro pez más viejo en sentido contrario. El pez viejo les saluda con la cabeza y dice “Buenos días, chicos. ¿Cómo está el agua?” Y los dos peces jóvenes nadan un poco más y entonces uno de ellos se vuelve hacia el otro y dice “¿Qué diablos es el agua?”. Con este ejemplo, el escritor pretendía indicarnos que las realidades más esenciales son a veces las más difíciles de percibir. Aparte, Foster Wallace continuaba su discurso haciendo hincapié en el hecho de que los estudios en humanidades enseñan no sólo a pensar, sino a decidir cómo pensar.

Leon Wieseltier, 'Humanista jefe' de la Brookings Institution: “El humanismo no es enemigo de la ciencia”

Archivado en: 

Marc Bassets, 24/04/2016 www.elpais.com

El intelectual estadounidense indaga en la obsesión de la sociedad por el saber práctico

Leon Wieseltier (Nueva York, 1952) es lo más parecido a un viejo intelectual a la europea que existe hoy en Estados Unidos. En sus debates con el psicólogo experimental de Harvard Steven Pinker, o en sus advertencias sobre los peligros de Internet, Wieseltier se ha erigido como defensor de las humanidades frente a lo que él llama el imperialismo de las ciencias. Crítico literario, ensayista y traductor, motor intelectual de la antigua revista The New Republic, Wieseltier recibe a EL PAÍS en su despacho de la Brookings Institution, el principal laboratorio de ideas de Washington. Desde hace un año, es senior fellow Isaiah Berlin para la Cultura y la Política: una especie de humanista jefe en un templo de la tecnocracia y los saberes prácticos.

Fernando Savater: "El sistema educativo quita la filosofía y la literatura y deja las instrucciones del iPhone"

Archivado en: 

Selina Otero | Vigo www.farodevigo.es 16/12/2015

"No existe ninguna tecnología que te diga lo que debes hacer y a dónde ir; es solo un medio, pero el humanismo es un fin" - "La gente lee, la cuestión es que quiera leer libros".

Defiende una Educación que enseñe al alumno a pensar; como filósofo sería difícil verlo desde otro prisma. Fernando Savater, que visitó Vigo para hablar de "Sociedad Civil e Identidades" en una charla organizada por el Círculo de Empresarios de Galicia-Club Financiero, critica la pérdida de peso del humanismo en el aula y en la sociedad. En el ámbito político, se presenta como candidato al Senado por UPyD, y recuerda que fue la primera formación en buscar un sitio más allá del bipartidismo.

-Su último libro, "Aquí viven leones", ¿es un llamamiento a la lectura?

-Me han obligado a veces a hacer de misionero de la lectura. Se trata más, en este caso, de facilitar el acceso a las grandes obras a los que quieren leer, los que leen "Harry Potter", por ejemplo, mostrarles los clásicos de la literatura, que vean cómo viven los escritores, impregnándose del mundo literario.

El adiós de Héctor

Archivado en: 

Arturo Pérez Reverte | Patente de corso | XLSemanal www.perezreverte.com 01/11/2015

Estoy leyendo tranquilo, disfrutando una vez más del viejo amigo Homero, y de pronto me detengo cuando Héctor, consciente de que va a la muerte bajo los muros de Troya, se despide, armado para el combate, de Andrómaca, su mujer, y de su hijo Astianacte: «Inclinóse gritando el niño, asustado por el aspecto del padre / pues lo aterraban el bronce y el penacho de crin de caballo». Leo de nuevo esas dos líneas del canto VI de la Ilíada, recorro con la mirada los lomos de los libros alineados en los estantes de la biblioteca y pienso que a veces la vida concede extraños privilegios. Curiosas coincidencias. Traduje del griego esos mismos versos en el colegio hace ya casi cincuenta años -recuerdo que mi traducción, más literaria que rigurosa, decía «el casco de bronce de tremolante penacho»-, ignorante, todavía, de que no demasiado tiempo después iba a ver a Héctor despedirse de Andrómaca en la vida real. Y no una, sino muchas veces.

Ave Matritensis!

Archivado en: 

Jorge Bustos www.elmundo.es 31/10/2015

Quoties obitum linguae statuere Latinae; tot tamen exequiis salva superstes erat. Dicen una y otra vez que el latín ha muerto, pero sobrevive con salud a cada entierro. Que los penúltimos exhumadores de la lengua de Virgilio hayan sido dos madridistas inequívocos nos enorgullece, y al mismo tiempo nos persuade de que no podía ser de otra manera.

«El latín es el Madrid y el Madrid es el latín. El latín es la lengua que erotiza la guerra, un idioma de resonancias épicas, y el fútbol es una continuación de la guerra por otros medios. Así que nada casa tan bien con el latín como el mejor equipo del mundo», me dice José Velasco, a quien he invitado a la redacción de EL MUNDO para que me explique por qué decidió, junto con su amigo Francis Alonso, abrir una cuenta madridista en Twitter desde la que se tuitea exclusivamente en latín. Y en uno bien vivo, que no ahorra mayúsculas ni exclamaciones cuando se trata de retransmitir en directo, con toda su vibratio, cada partido que disputan los de Raphael Benítez.

La antigua Roma aún importa

Archivado en: 

Mary Beard www.elpais.com 16/10/2015 

Muchas tradiciones de aquel imperio siguen vigentes. Entenderlas, cree la experta británica en antigüedad clásica, nos ayuda a conocer mejor nuestro mundo.

A finales del siglo IV d. C., el río Danubio era el paso de Calais de Roma. Lo que solemos denominar las invasiones bárbaras, la llegada de hordas (quizá muchedumbres) al Imperio Romano, podrían calificarse también como unos movimientos masivos de inmigrantes económicos o refugiados políticos del norte de Europa. Y las autoridades romanas tenían tan poca idea de afrontar aquella crisis como las nuestras, además de que, por supuesto, eran menos compasivas. En una famosa ocasión, que incomodó incluso a algunos observadores romanos, vendieron carne de perro para alimentar a los que habían logrado cruzar el río en busca de asilo (entonces, como ahora, el perro no estaba destinado al consumo humano). No fue más que uno más de una serie de pulsos, concesiones y conflictos militares que acabaron por destruir el poder central de Roma en la parte occidental de su imperio. La situación se agravó por la calculada estrategia de los romanos orientales, que, en la práctica, eran entonces ya un Estado separado: su solución a la crisis migratoria consistió en dirigir a los inmigrantes hacia el oeste y traspasar el problema a otros.

En el Cielo

Archivado en: 

Vicente Adelantado Soriano www.reeditor.com 30/08/2015

La estima alimenta las artes y todos las practican apasionadamente por la gloria, mientras que se postergan siempre aquellas que no gozan de reconocimiento.

Cicerón, Tusculanas.

Por segundo año consecutivo, hace tres que comenzaron a realizarse, he tenido la suerte de participar en el Cvrsvs Aestivvs Latinitatis Vivae Matritensis, más conocido con las siglas de CAELVM. Son cursos de latín, impartidos en latín, para profesores de clásicas, y amantes de la lengua de Cicerón. Y resulta curioso que, pese a los planes de estudio, no de ahora sino de hace ya muchos años, al desprecio ya no por el latín sino por todo aquello que tenga alguna relación con las Humanitas, cada año hay más participantes en dicho curso. Y no deja de resultar curioso, me sigue llamando mucho la atención, que haya personas de distintos países, Holanda, Dinamarca, México, Italia, España, etc., y todos se entiendan hablando en latín, una lengua, además, que tiene una de las literaturas más amplias e importantes de este mundo. Despierta mi admiración.

Defensa de las Lenguas Clásicas

Archivado en: 

Manuel Peñalver | Almería www.elmundo.es 03/04/2015

La cuestión didáctica y científica relacionada con el estudio de esta area de conocimiento debe ocupar un papel relevante en la reflexión de todas aquellas personas que nos dedicamos a la docencia. Y ello es así porque el panorama actual no puede ser más preocupante y desazonador. No hace falta más que ver los planes de estudios de la ESO y del Bachillerato para confirmar este hecho. Aparte queda el atropello que supone amortizar estas plazas en el caso de que un profesor se jubile o le concedan traslado. El Griego y el Latín, como asignaturas, tienen una presencia cada vez más reducida, cuando, dada su relevancia para la formación integral de los alumnos, debería ser al contrario. Estudiar estas lenguas constituye un privilegio. Las consecuencias educativas no pueden ser más provechosas en muy diversos ámbitos: el propiamente cultural, el filológico (en sus vertientes lingüística y literaria), el historiográfico, el sociológico, el científico. Y, por supuesto, el político y el jurídico. Un ingente legado. «Nihil Graeciae humanum, nihil sanctum», escribió Marco Tulio Cicerón. 

El tiempo de los héroes ha muerto

Archivado en: 

Carlos García Gual www.larazon.es 02/03/2015

Los héroes son las figuras protagonistas en los dos grandes géneros clásicos de la literatura griega: la épica y la tragedia. Los grandes relatos rememoran esas figuras magníficas e inolvidables que vienen del mundo mítico y perviven siglo tras siglo en la memoria colectiva como ejemplos gloriosos de audacia y patetismo. Desde Homero a Eurípides, los grandes poetas educadores del pueblo griego contaron y reinterpretaron las mismas tramas heroicas. Los héroes son «los mejores», los «áristoi», que, como dejó escrito el filósofo Heráclito, «prefirieron una gloria inmortal» a una larga vida oscura. Aquiles es el más claro exponente de esa decisión que vale para todos ellos . Eligió una pronta muerte para lograr fama inmortal. Y el último héroe griego, personaje no mítico, sino histórico, Alejandro, tuvo un destino que –no por propia decisión, sino de modo irónico– revalida ese patrón heroico. También él murió joven en plena gloria, como su héroe preferido.

Los héroes están entre los dioses celestes y los humanos efímeros. En griego se llevan el título de «semidioses» (« hemítheoi»), merecido a veces por su ascendencia: nacido de un dios o una diosa y un ser humano –Heracles es hijo de Zeus, Aquiles de la diosa marina Tetis, Eneas de la diosa Afrodita-Venus...–. Pero los héroes son humanos porque son mortales. Su esplendor no los salva de esa fatal condición definitiva. Es más, los héroes pertenecen al pasado y están ya todos muertos. Sus cultos locales son ritos de carácter funerario. Con algunas excepciones notables: unos pocos privilegiados luego llegaron a dioses, como Dioniso y Heracles, y, según la tradición, otros pocos gozan de premios de ultratumba, y no fueron al sombrío Hades, sino a la idílica Isla Blanca, como Menelao, esposo de la divina Helena.

Así fue, oh musa, la verdadera cólera de Aquiles

Archivado en: 

David Hdez. de la Fuente www.larazon.es 02/03/2015

El rapto de «la mujer más guapa del mundo» fue la chispa que desató diez años de guerra frente a Troya. Caroline Alexander vuelve a reconsiderar la disputa sobre la historicidad de este asedio, uno de los capítulos bélicos más legendarios de la historia que Homero recogió en la «Ilíada».

En el comienzo fue Troya, la guerra mítica y primordial que alumbra la literatura y la historia en Occidente desde la antigua composición oral de los poemas homéricos y su trasfondo histórico hasta sus diversas postrimerías. La materia troyana empieza en el mito con las Bodas de Tetis y Peleo, la Manzana de la Discordia y el famoso Juicio de Paris, seguido del rapto de la bella Helena, «la faz que lanzó mil barcos al mar», como dijo Marlowe. Un triángulo de literatura, historia y recepción se despliega tras la muralla de la legendaria ciudadela, que ya los antiguos griegos consideraron histórica y que muchos siglos después sólo la genial intuición de un arqueólogo aficionado alemán recuperaría del olvido.

Páginas

Suscribirse a RSS - Opinión