Opinión

Artículos comprometidos, ideas expresadas libremente que pueden cosechar aplausos o levantar ampollas

Una patria de papel

Ignacio F. Garmendia  www.diariodesevilla.es 13/10/2019

El cuidado ensayo de Irene Vallejo sobre la invención de los libros en el mundo antiguo aúna la voluntad pedagógica y la calidad literaria a la hora de reconstruir un itinerario fascinante.

Escrito por una doctora de Clásicas que se ha distinguido en el terreno de la divulgación, El infinito en un junco es un libro hermoso y bien concebido que logra su propósito de contar una historia de muchos siglos en pocos cientos de páginas, aunando la sensibilidad y el criterio con la capacidad narrativa y una idea de la pedagogía que no rebaja la materia de la que trata.

Ex oriente lux: ¿será China el teatro del próximo Renacimiento?

Archivado en: 

Julien Claeys Bouuaert www.lalibre.be 17/01/2018

Un artículo de opinión de Julien Claeys Bouuaert, profesor de latín en la Academia Vivarium Novum en Frascati (Roma), a su regreso de Wenli, China.

Mientras que nosotros abandonamos el latín y el griego, la Universidad de Lenguas Extranjeras de Pekín se prepara para lanzar el próximo año su primera facultad de letras clásicas occidentales.

Quien lea estas líneas seguramente se sorprenderá al saber que, en un momento en que el latín y el griego desaparecen de nuestros centros de enseñanza, hay un renovado interés en China por las lenguas que han construido la civilización occidental: algunos, estoy seguro, habrían tenido curiosidad por asistir a la reunión a principios de este año entre Luigi Miraglia, fundador de la Academia Vivarium novum, cerca de Roma, y ​​el profesor Wang Caigui, fundador de la Academia Wenli, en el este de China.

El latín sigue vivo y coleando

Archivado en: 

Jesús Ricardo Martín 

Los físicos tienen claro que la materia ni se crea ni se destruye: se transforma. Igualmente, las lenguas ni nacen ni mueren: evolucionan. ¿El latín (y el griego) es una «lengua muerta»? En absoluto. Ahora mismo estamos hablando el «latín de Cicerón»; es evidente que con algunos fonemas distintos, evolucionados («solo algunos»), pero nada más: esos fonemas producto de una evolución, no de una muerte; estamos hablando el mismo idioma que habló Cicerón después de 2.000 años de evolución, solo evolución. Si ahora un galegofalante dice «mestre» un castellanohablante «maestro», un italiano «maestro», un francés «maître», un inglés «master» y un alemán «Meister» no es por caprichos idiomáticos; es porque todas esas palabras son simple evolución del latín «magister». Si nosotros decimos «César», los italianos «cesare», los alemanes «kaiser» y los rusos «zar», tampoco es capricho: es evolución de «caesarem».

Es «latín (y griego) evolucionado» el que hablamos mientras nos expresamos en las lenguas «románicas» o «latinas»: castellano, gallego, catalán, portugués, francés, italiano, rumano… ¿Somos actualmente en torno a los 1.500 millones de «latinoloquentes»? Añadamos las aportaciones gramaticales y léxicas que el latín (y el griego) (a través del Renacimiento) hizo a lenguas como el inglés (la mitad del léxico es latino), el alemán (toda la estructura gramatical es latina) o influencias menores pero importantes como al ruso o al vasco. ¿Hablamos, por tanto, de un idioma presente en mayor o menor medida en casi 4.000 millones de personas? ¿Hablamos de que el latín sigue vivo, en mayor o menor importancia, en la mitad de los hablantes de nuestro planeta? Pues sí: de eso hablamos.

¿Qué han hecho los romanos por nosotros? Una serie

Archivado en: 

Jorge Marirrodriga 

Vuelven las declinaciones y la pasiva de los verbos regulares, pero a través de la tele.

Proca, rex Albanorum, duos filios, Numitorem et Amulium habuit. Reconocer, o no, esta frase marca una línea divisoria entre los lectores; aquellos que han tenido que lidiar con las declinaciones y los que no. Todos son iguales en derecho y dignidad, pero mientras para los segundos la idea de Roma es la de una ciudad fantástica, o no, para visitar, los primeros se miran entre ellos como quienes han compartido trinchera en la oscura y lluviosa Britannia, mientras alrededor volaban la pasiva de los tiempos compuestos, el genitivo de la segunda declinación y los verbos regulares en voz pasiva.

“Las nuevas tecnologías han favorecido el interés por las lenguas antiguas”

Archivado en: 

Javier Arias 24/05/2019  https://www.cuv3.com/

José Ángel Domínguez fue CEO del Instituto Polis desde 2013 hasta 2018 cuando se vino a Madrid para cursar un máster en lenguas antiguas. También fue director del departamento de idiomas y responsable de formación, además de profesor de latín.

P: ¿Qué es el Instituto Polis y qué se hace allí?

R: Polis es un Instituto de lenguas y humanidades basado en Jerusalén. El objetivo del Instituto es establecer una plataforma para la enseñanza y la investigación de Humanidades que permita redescubrir las raíces de nuestra cultura. A día de hoy las principales actividades son 4:

– cursos de idiomas tanto antiguos como semíticos según una metodología innovadora: por inmersión total.

'La Ilíada', apología de la Paz

Archivado en: 

Rosario Guarino Ortega 27/05/2019 www.laverdad.es

Los Clásicos traen lecciones de vida que siguen siendo válidas. No permitamos que el legado de la Antigüedad muera.

Es sabido que en Occidente la Literatura comienza con Homero y su 'Ilíada'. En ella se trata un episodio de la conocida como Guerra de Troya, cuyo inicio se achaca por lo general al rapto de la griega Helena por parte del príncipe troyano París, consecuencia de un pacto-soborno establecido entre este y Afrodita, la diosa griega del amor. En efecto, esa fue la promesa hecha por la diosa al mortal en el que fuera el primer concurso de belleza del que tenemos noticia, que tuvo lugar como consecuencia de la venganza de la diosa Eris -la Discordia- por no ser invitada a las bodas de Tetis y Peleo.

Ciencia con Cultura clásica

Archivado en: 

Antonio Penadés Chust 

Es necesario promover un pacto de Estado que establezca que las decisiones relativas a la Educación dependerán de profesores y pedagogos. No de políticos.

La politización de la sociedad y las agresiones al saber humanista siguen avanzando de la mano, y así, los continuos planes de enseñanza arrinconan cada vez más las disciplinas que contribuyen a la amplitud de miras y al criterio propio: la Filosofía, herramienta idónea para que los jóvenes se planteen las cosas; la Historia, imprescindible para, como advierte Heródoto, atemperar el efecto pernicioso de los ciclos; la Literatura, que fomenta la curiosidad y el hábito lector, fuente de conocimientos ilimitados; el Griego y el Latín, que nos adentran en las raíces del idioma; la Historia del arte, que ilumina la sensibilidad y el intelecto; la Ética, tan necesaria para la convivencia; el Teatro y sus incursiones en la condición humana; y la Cultura clásica, que explica el origen de nuestra civilización y sus instituciones.

La niña que ama a Aquiles

Archivado en: 

Arturo Pérez-Reverte XL semanal 5/05/2019

La historia de hoy es una historia de resistencia y de gloria. Una historia de gente que no se rinde. De padres y niños dispuestos a vender cara su piel. Y no se trata de buscar en el pasado: ocurrió hace sólo unos días en un colegio argentino; pero si imaginan ustedes otro lugar, personajes y asunto, podría ocurrir en cualquier sitio. Especialmente –y por eso me detengo en ello– también en España. En estos tiempos grises en que cualquier independencia intelectual es aplastada desde la escuela, cuando lo que se busca es igualar a todos los críos en la mediocridad penalizando la brillantez y la inteligencia, la de la niña que ama a Aquiles me parece una historia ejemplar. Me enteré de ella hace poco, por casualidad, y busqué ponerme en contacto con el padre. Lo conseguí ayer mismo. Y como me lo contó, lo cuento.

Tiene casi cinco años y la llamaremos Helena. Con hache. Sus padres son muy aficionados a la historia antigua de Grecia, y la niña ha crecido familiarizada con los mitos clásicos. Por supuesto, se trata de una criatura normal: juega con otros niños, ve dibujos animados en la tele y cosas así. Lo que pasa es que, además, sus padres le leen cuentos mitológicos y homéricos antes de dormir, ve fotos de paisajes helénicos, conoce palabras del griego antiguo y los nombres de los dioses del Olimpo, y está familiarizada con los héroes de la guerra de Troya, Teseo y el Minotauro, los trabajos de Hércules, Ulises, los Argonautas y todo el formidable repertorio, fascinante para un niño, que ofrece la cultura clásica. Por otra parte, Helena tiene unos padres responsables que cuando le cuentan esas historias procuran suavizarlas, volviéndolas adecuadas para una niña de su edad. Y en esos días de fiesta en que los críos se disfrazan, he visto fotos suyas orgullosamente vestida de hoplita griego, con casco, escudo y lanza fabricados con cartón y papel dorado.

Santiago Beruete: “Sócrates, Platón y Aristóteles se drogaban. Dijeron cosas muy sensatas y auténticas memeces”

Archivado en: 

 

Anatxu Zabalbeascoa www.elpais.com 14/04/2019 

Es antropólogo y filósofo, pero ante todo profesor. Un divulgador cuyos estudios sobre las conexiones entre la utopía y los estilos en jardinería le han llevado a esbozar una original teoría en torno a la búsqueda de la felicidad. Su objeto de estudio más reciente es la paradójica relación que mantenemos con la naturaleza, a la que encumbramos y destrozamos sin medida. Provocar la curiosidad es su leitmotiv.

El antropólogo y filósofo Santiago Beruete (Pamplona, 58 años) lleva años enseñando a pensar a adolescentes en un instituto de Ibiza. También escribe libros difícilmente clasificables que relacionan la filosofía y los jardines (Jardinosofía) o reflejan la paradoja de idolatrar y destrozar la naturaleza que caracteriza a nuestra sociedad (Verdolatría), ambos en Turner. En esta entrevista, realizada en Madrid, explica cuánto ha aprendido de las contradicciones de la naturaleza: “No podemos crecer sin cortar las raíces. Una persona debe permanecer hasta cierto punto inadaptada para mantenerse sana: escudarse en el grupo para no hacerse cargo de uno mismo es la peor traición que uno puede cometer contra sí mismo”.

Las lenguas clásicas

Archivado en: 

Manuel Peñalver www.diariodealmeria.es 06/04/2019

La redacción de un documento para la defensa de las lenguas clásicas debe constituir una prioridad. Hora es de que una reclamación tan justa obtenga resultados positivos.

La cuestión didáctica y científica relacionada con el estudio de esta área de conocimiento debe ocupar un papel relevante en la reflexión de todas aquellas personas que nos dedicamos a la docencia. Y ello es así porque el panorama actual es desazonador. No hace falta más que ver los planes de estudios de la ESO y del Bachillerato para confirmar este hecho. El Griego y el Latín, como asignaturas, tienen una presencia cada vez más reducida, cuando, dada su importancia para la formación integral de los alumnos, debería ser al contrario. Estudiar estas lenguas constituye un privilegio. Las consecuencias educativas no pueden ser más provechosas en muy diversos ámbitos: el propiamente cultural, el filológico (en sus vertientes lingüística y literaria), el historiográfico, el sociológico, el científico. Y, por supuesto, el político y el jurídico.

Páginas

Suscribirse a RSS - Opinión