Acuerdo institucional para construir un parque arqueológico en Córdoba

restos romanos en CórdobaVirginia V.J. / Córdoba www.abc.es 06/09/2005

El Ayuntamiento pondrá en marcha una escuela taller para restituir el recinto romano; el conjunto histórico podrá visitarse en un plazo de seis años. Hace dos años se encontró el tercer anfiteatro más grande del Imperio Romano del siglo I.

Dos años después de que la Universidad de Córdoba (UCO) diera a conocer que en los terrenos de la antigua Facultad de Veterinaria se había encontrado el que fuera el tercer anfiteatro más grande del Imperio Romano del siglo I, el Ayuntamiento, la Junta y la Universidad han alcanzado por fin un acuerdo para iniciar los trabajos que permitirán poner en valor los restos hallados y crear un parque arqueológico visitable para turistas y ciudadanos cordobeses.

Según ha podido conocer ABC, una escuela taller, creada desde el Ayuntamiento específicamente para la ocasión, será la encargada de realizar los trabajos previos a la apertura del futuro parque arqueológico. Para ello, en la nueva escuela se impartirán diversos módulos con el objetivo de formar a jóvenes en las disciplinas para intervenir en el conjunto arqueológico.

Los cálculos que hacen los expertos apuntan a que no será hasta dentro de seis años cuando los trabajos finalicen por completo y, por lo tanto, el anfiteatro quede definitivamente abierto al público. De esta forma, el nuevo parque arqueológico se convertirá en un atractivo más para el turismo que podrá contemplar «in situ» una de las mayores construcciones de su estilo en la Hispania romana y el tercero de todo el Imperio, después del Coliseo de Roma y el anfiteatro de Cartago.

El anfiteatro, construido en la época de Claudio Flavio y que podía albergar entre 30.000 y 50.000 espectadores, fue abandonado en el siglo IV, coincidiendo con la crisis de los espectáculos de gladiadores, que fueron prohibidos por Constantino. A partir de entonces el recinto sufrió una expoliación despiadada hasta el punto de que se piensa que cuando los árabes construyeron encima un arrabal de casas, entre los siglos IX y X, se encontraron las mismas estructuras descubiertas ahora y el material que era extraído lo utilizaban para otras construcciones.

Archivado en: