Hallado un tesoro arqueológico bajo el Panteón gracias a un socavón

Detalle del pavimento romano bajo la plaza del Panteón en Roma (SOPRINTENDENZA SPECIALE DI ROMA ARCHEOLOGIA BELLE ARTI E PAESAGGIO)

Anna Buj www.lavanguardia.com 07/05/2020

Un agujero fortuito en la plaza de la Rotonda de Roma permite redescubrir el pavimento original de la época del emperador Adriano

El hallazgo de tesoros arqueológicos en Roma no se frena ni en momentos de emergencia sanitaria. Un socavón en la plaza de la Rotonda de Roma, frente al Panteón de Agripa, ha permitido que los expertos redescubran el pavimento antiguo del lugar, fechado en el siglo II d.C, en la época correspondiente al emperador Adriano.

Se trata de siete losas de travertino situadas a entre 2,3 y 2,7 metros por debajo de la actual plaza que fueron encontradas después de que varios de los adoquines se hundieran por una fuga de agua a finales de abril. Entonces se creó un enorme socavón, de un metro cuadrado y dos metros de profundidad, pero por fortuna no había nadie en la plaza en ése momento –Roma se encontraba en pleno confinamiento por el coronavirus– y no se tuvieron que lamentar heridos.

La arqueóloga de la Superintedencia Especial de Roma Marta Baumgartner puntualiza a este diario que no es la primera vez que estas losas salen a la luz, sino que fueron descubiertas durante una excavación en los años noventa antes de la celebración del Jubileo del 2000, cuando se estaban construyendo galerías de servicios subterráneas, y también se hallaron la escalera de acceso y los cimientos de la fachada original del antiguo templo

“Lo interesante es que han sido encontradas intactas, protegidas por un estrato fino de “pozzolana” (un material volcánico utilizado para la creación de cemento), igual que hace más de 20 años. Eso significa que la tutela arqueológica funciona”, celebra la arqueóloga.

Lo mismo opina la superintendente, Daniela Porro, que cree que “es una demostración inequívoca de cuánto es importante la tutela arqueológica, no sólo como oportunidad de conocimiento, sino que es fundamental para la conservación de los testimonios de nuestra historia, un patrimonio inestimable en particular en una ciudad como Roma”.

Un templo de capital importancia

En la época imperial la plaza era mucho mayor que la actual y se abría al templo dedicado a todos los dioses que mandó construir Agripa entre el 27 y el 25 a.C. El área fue reestructurada por completo en el II d.C. por el emperador Adriano, y también la plaza fue realzada y pavimentada de nuevo. Las losas halladas son seguramente de este periodo, y tienen unas dimensiones de 80 centímetros de largo, 90 de ancho y una profundidad de 30 cm.

“Poderlas ver hoy de nuevo nos da la posibilidad de imaginarnos cómo era la Roma imperial y tener una idea de cómo era la plaza monumental delante del templo”, celebra Baumgartner, que cuenta que los arqueólogos también se han visto afectados por las restricciones sanitarias y sólo han podido volver a trabajar en las obras esta semana, cuando ha empezado la fase dos en Italia. 

“Roma es así. También en los lugares donde parece que todo está conocido seguimos encontrando nuevas capas por debajo, porque nunca ha sido deshabitada”, añade.

Eso sí, solamente los afortunados que vivan en esta zona del centro histórico podrán contemplar los restos de estas losas de la Roma imperial, pues la intención es, después de que se repare una tubería y se extraigan muestras para analizarlas con más detenimiento, que se tape el socavón y la plaza del Panteón recupere su forma más conocida. Seguramente esto sucederá la semana que viene.

FUENTE: www.lavanguardia.com

Archivado en: 
Temas relacionados: