Los anillos de los árboles podrían determinar la fecha de la gran erupción de la isla de Tera en el año 1560 a.C.

[Alcance de la erupción / foto Charlotte Pearson et al.]

GUILLERMO CARVAJAL  www.labrujulaverde.com  31/03/2020

Cuando la investigadora Charlotte Pearson examinó un trozo de árbol antiguo del tamaño de una palma, anotó que uno de los anillos parecía inusualmente pequeño. Tres años más tarde, y armada con nueva metodología y tecnología, descubrió que ese anillo podría marcar el año en que el volcán de Tera (la isla griega de Santorini) entró en erupción en tiempos de la antigua civilización minoica. La fecha de la erupción, que es una de las más grandes que la humanidad ha presenciado, ha sido debatida durante décadas.

Pearson, profesora de dendrocronología y antropología de la Universidad de Arizona, es la autora principal de un artículo, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, en el que ella y sus colegas han utilizado un nuevo enfoque híbrido para asignar fechas de calendario a una secuencia de anillos de árboles, que acota el período durante el cual Tera entró en erupción dentro de un año concreto. Esto les permite presentar nuevas evidencias que podrían apoyar una fecha de erupción alrededor del 1560 a.C.

[Charlotte Pearson señala el anillo del árbol que podría marcar el año de la erupción de Tera / foto Mikayla Mace)]

Los árboles crecen de acuerdo con las condiciones de su entorno local. Cada año, los árboles producen una nueva capa de crecimiento concéntrico, llamada anillo de árbol, que puede registrar información sobre la lluvia, la temperatura, los incendios forestales, las condiciones del suelo y más. Los árboles pueden incluso registrar la actividad solar a medida que crece y disminuye.

Cuando una secuencia de anillos de árboles de varias edades se superponen y se suman, pueden abarcar cientos o miles de años, proporcionando información sobre las condiciones climáticas del pasado y el contexto de las civilizaciones concurrentes.

La cronología más larga del mundo se remonta a 12.000 años. Pero en el Mediterráneo, el problema es que no tenemos un registro completo y continuo que se remonte a la época de Tera, dijo Pearson. Hemos registrado muy bien los últimos 2.000 años, pero hay una brecha. Tenemos anillos de árboles de períodos anteriores, pero no sabemos exactamente a qué fechas corresponden los anillos. Esto es lo que se llama una ‘cronología flotante’.

Rellenar este hueco podría ayudar a precisar la fecha de la erupción de Tera y pintar un telón de fondo climático para las diversas civilizaciones que surgieron y cayeron durante las edades de bronce y hierro, que juntas abarcaron entre 5.000 y 2.500 años.

Hasta que no se pueda poner un año exacto en los eventos en una escala que tenga sentido para la gente – un año – no es tan poderoso, dijo Pearson. Este estudio se trata realmente de tomar la cronología de Peter Kuniholm (mi co-autor y profesor de investigación del laboratorio de dendrocronología) que ha reunido más de 45 años de trabajo y fecharla de una manera que no era posible antes.

El Laboratorio de Investigación de Dendrocronología de la Universidad de Arizona se creó en 1937. Esta es la colección que fundó el campo de dendrocronología, y es de lejos la más grande del mundo. Los investigadores vienen de todas partes para usar nuestra colección. Está repleta de restos de antiguos bosques y sitios arqueológicos, que ya no existen, y contiene muestras de madera que fueron fundamentales en el crecimiento de la disciplina de la dendrocronología, dijo Pearson.


[Los anillos de los árboles que componen la cronología de Gordio se obtuvieron de las maderas que formaban la cubierta de la tumba en el túmulo de Midas / foto Richard Liebhart]

La colección incluye maderas del Túmulo de Midas en Gordio en Turquía – una tumba gigante de un hombre que probablemente fue el padre o el abuelo del rey Midas. A partir de maderas como estas, Kuniholm ha estado construyendo una cronología de anillos de árboles del Mediterráneo durante casi medio siglo. Juntos, los registros de Kuniholm del período a.C. abarcan más de 2.000 años, incluyendo árboles que estaban creciendo en el momento la erupción de Thera, lo que los hace clave para la investigación.

A pesar de la longitud de esta cronología, nunca fue fechada. Para precisarla, el equipo decidió intentar algo nuevo.

Cuando los rayos cósmicos del espacio entran en la atmósfera de la Tierra, los neutrones chocan con los átomos de nitrógeno para crear una versión radioactiva del carbono, llamada carbono–14, que se extiende por todo el planeta. Todos los seres vivos en la Tierra, incluyendo los anillos de los árboles, recogen el carbono–14, y debido a que los anillos de los árboles guardan una medida del carbono–14 por cada año que crecen, mantienen patrones que muestran cómo ha cambiado con el tiempo. Estos patrones de carbono–14 en los anillos de los árboles alrededor del mundo deberían coincidir.

Pearson y su equipo usaron los patrones de carbono–14 capturados en los anillos de los árboles de Gordio para anclar la cronología flotante a patrones similares de otras secuencias de anillos de árboles fechados en el calendario.

Es una nueva forma de anclar las cronologías flotantes que hace uso de la precisión anual de los anillos de árboles, dijo Pearson.

Para validar sus hallazgos, el equipo recurrió a los anillos fechados en el calendario de los pinos de cerezo de alta elevación del oeste de Norteamérica que vivían al mismo tiempo que los árboles de Gordio.

Cuando se producen grandes erupciones volcánicas, a menudo se produce una cicatriz en el tejido de la corteza por congelación durante la temporada de crecimiento, lo que crea un anillo congelado, dijo el segundo autor Matthew Salzer. Luego comparamos las fechas de esos anillos congelados con lo que ocurría en los árboles mediterráneos, que responden a los volcanes creando anillos más anchosY funcionó. Demostró que los anillos anchos en la cronología del Mediterráneo ocurrieron en los mismos años que los anillos congelados. Tomamos eso como una confirmación de que la datación era probablemente correcta.

El equipo pensó entonces en usar una máquina de fluorescencia de rayos X para escanear la madera en busca de cambios químicos.

Escaneamos todo el período en el que se sabe que ocurrió Tera, dijo Pearson, y detectamos una muy leve disminución del calcio, justo donde noté este anillo más pequeño hace añosAunque es una ligera fluctuación, es significativa y sólo ocurre en un momento de los años alrededor del 1560 A.C. Sugerimos por tanto que es una posible fecha para la erupción de Tera, dijo Pearson.

Algo cambió la química del entorno en el que creció el árbol; la deposición de ácido de un volcán es una posibilidad, el incendio forestal es otra, pero como la fecha coincide con otros marcadores anulares de árboles para una gran erupción, Pearson dice que merece la pena seguir explorando.

Creo que para hacer buena ciencia hay que investigar todo y mantener la mente abierta hasta que se reúnan suficientes datos, dijo Pearson. Esta es otra pequeña pieza del rompecabezas.

FUENTE: https://www.labrujulaverde.com/2020/03/los-anillos-de-los-arboles-podrian-determinar-la-fecha-de-la-gran-erupcion-de-la-isla-de-tera-en-el-ano-1560-a-c

FUENTE DEL TEXTO: Fuentes: Universidad de Arizona / Pearson, Charlotte et al “Securing timelines in the ancient Mediterranean using multiproxy annual tree-ring data.” Proceedings of the National Academy of Sciences (2020): 201917445. Web. 31 Mar. 2020, doi.org/10.1073/pnas.1917445117.

Temas relacionados: