Edipo, un hombre atrapado en un funesto destino

Redacción, 07/09/2018

Cuando hace 18 años contemplamos Edipo Rey en el I Sexi Firmum Iulium a cargo de Corsario Teatro se nos antojó que jamás volveríamos a ver un espectáculo tan perfecto. Nos equivocábamos y mucho porque esta noche hemos repetido esa sensación y multiplicada por varias cifras.

Teatro del noctámbulo nos han enseñado hoy que con poco se puede hacer muchísimo. Una puesta en escena austera pero muy hábil que sabiamente usada consigue un sinfín de posibilidades. Menos, en este caso, siempre es más. Y eso lo sabemos muy bien los que dedicamos al teatro griego antiguo.

Un espectáculo emocionante, llevado siempre más cercano al susurro que al grito, comedido y que solo sube el tono cuando es imprescindible. Un interpretación magistral, una verdadera lección, de José Vicente Moirón, mostrando un Edipo racional y cercano, nada encorsetado y a su lado un coro masculino que le acompaña con un nivel realmente excelente. Y la guinda es Memé Tabares y su Yocasta, ese remanso de paz, el verdadero descanso del guerrero.

Un espectáculo digno de ser recordado muchos años, como aquel primer Edipo. Una noche memorable que quedará para siempre en nuestra retina y en nuestras almas. Edipo, el más listo, el rey vanidoso y soberbio, hoy simplemente fue un hombre, como cualquier otro, atrapado en un destino funesto. Así es como se consigue la catarsis. Hace dos mil años los espectadores de las tragedias griegas volvían a casa tan felices tras haber contemplado las desgracias de los héroes, así mismo hemos retornado nosotros a la nuestra. El objetivo se ha cumplido una vez más.

Mañana, el desparrame

Para mañana se anuncian Los Pelópidas de Jorge Llopis y habrá que ir entrenando la mandíbula para reir viendo una obra absolutamente descacharrante. Tomemos la tragedia de esta noche como punto de partida y mañana los componentes de Suripanta Teatro se encargarán de destrozárnosla de cabo a rato. Y no solo ésta, sino cualquiera de las muchas que se escribieron. Prepáranse, que vienen curvas.

El sábado, traslado a la Casa de la Cultura

El anuncio de la AEMET de que el sábado la costa granadina estará en alerta amarilla por lluvias ha obligado a la organización del Festival de teatro grecolatino a cambiar el lugar de la representación a la Casa de la Cultura sexitana. El espectáculo comenzará 15 minutos después para facilitar la asistencia a todo el público, incluso a los que acudan al acueducto porque no se hayan enterado del cambio de sede.