Francisco Carrillo, nombrado nuevo director del Festival de Teatro Clásico de Mérida

Mérida | EUROPA PRESS 10/02/2006

El presupuesto para la próxima edición, para la que aún no hay programación, será de 2.332.525 euros.

El dramaturgo Francisco Carrillo Fernández será el director del Festival de Teatro Clásico de Mérida, al menos por los dos próximos años, en sustitución de Jorge Márquez, que abandona el cargo después de seis años al frente del certamen extremeño con mayor proyección nacional e internacional.

El nombramiento se dio a conocer hoy de forma oficial tras la celebración de la reunión del Patronato del Festival de Mérida, que estuvo presidida por el jefe del Gobierno extremeño, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, en una rueda de prensa en la que compareció el nuevo director acompañado por el consejero de Cultura, Francisco Muñoz, quien dio cuenta de las novedades que en materia económica se presentan de cara a la nueva edición.

Esta no es la primera ocasión en la que Carrillo forma parte del equipo directivo del Festival de Mérida, puesto que ya participó como socio de Espectáculos Ibéricos durante los años 1996 a 1999.

Según informó el consejero de Cultura, Jorge Márquez abandonó de propia voluntad la dirección del certamen por considerar finalizada su etapa al frente del mismo, y sobre la que el Patronato del Festival ha considerado que "ha cumplido perfectamente los criterios marcados".

Acerca de la programación de la que será la 52 edición del Festival, por el momento se desconoce la relación de espectáculos que la integrarán, si bien la Consejería de Cultura maneja ya hasta 22 propuestas, de las que saldrá una selección que debe recibir el visto bueno del nuevo director.

La intención del Patronato es dar a conocer el cartel definitivo en las fechas habituales, de forma que la presentación oficial de las obras representadas en la última edición, tuvo lugar el pasado 13 de mayo.

En cualquier caso, con la prudencia que le permite su reciente nombramiento, Carrillo avanzó que su intención para los próximos años es hacer del teatro el eje fundamental sobre el que se sustente el teatro, pero sin prescindir por completo de otras manifestaciones artísticas, como la danza o la música. Igualmente, dijo que no descarta otros espacios escénicos y la programación de espectáculos "novedosos".

Asimismo, además de aclarar que no aplicará grandes cambios en la organización del festival a corto plazo, dejó entrever que las programaciones futuras conjugarán la experiencia de los "pesos pesados" del teatro con el empuje de directores jóvenes "magníficos" que cuentan con una formación "impresionante".

Otra de las ideas que pretende impulsar es que el certamen consiga implicar a toda la ciudad con el certamen, recuperando el concepto de fiesta que se reconoce en la programación de un festival.

ENCANTADO DE LA VIDA

Carrillo se mostró "encantado de la vida" con la responsabilidad que sobre él ha recaído, por lo que agradeció al Patronato haber pensado en su persona para la dirección del Festival. Según dijo, "lo más importante del Festival de Mérida es el Festival de Mérida", y explicó en este sentido que el certamen, al que considera "el más importante de España y quizás de Europa", ha conseguido forjar una marca de "garantía de éxito" y "calidad" a todo cuanto se relaciona con el mismo.

Todo ello, dijo que hace "más fácil" la búsqueda de espectáculos así como la recepción de propuestas. Por ello, afirmó que afronta esta nueva etapa en su dilatada carrera relacionada con los escenarios con "ilusión" y "capacitado" para afrontar la dirección del festival, pero aseguró que mantendrá "los pies sobre la tierra, sabiendo lo que tenemos y hacia donde vamos".

BALANCE DE 51 EDICIÓN

El consejero de Cultura destacó el "momento feliz" que vive el Festival de Mérida, que ha conseguido en los últimos años "una buena imagen de marca", que ejerce un efecto de "tirón" a nivel nacional sobre el resto de propuestas culturales realizadas en Extremadura.

Finalmente, dijo que el Patronato dio cuenta de la cifra de espectadores que registró el certamen en la pasada edición, y que calificó de resultado "digno y sostenible" comparado con las ediciones "normales", es decir, las anteriores a la de 2004, cuando el festival cumplió 50 ediciones, y obtuvo un balance "extraordinario".

En 2005 asistieron a las representaciones del Festival un total de 60.000 espectadores, con una asistencia media que se situó en 1.800 personas por función, que según el consejero es "muy alta" teniendo en cuenta que el teatro romano de mérida cuenta con una capacidad de 2.800 localidades.

La función que mayor índice de ocupación registró fue el espectáculo inaugural firmado por La Fura dels Baus, que obtuvo el lleno absoluto. Le siguió 'Rómulo el Grande', con una media de 2.300 espectadores, y 'A Electra le sienta bien el luto', con 1.900. POr el contrario, hubo obras que no cumplieron las expectativas, como 'Una Odisea antillana', del premio Nobel Dereck Walcott, que no llegó al millar de espectadores de media.

NUEVO PATRONO

En el apartado meramente económico, el presupuesto de la 52 edición del festival, que se celebrará entre los meses de julio y agosto próximos, será de 2.332.525 euros, un 2 por ciento más que en la anterior, de los que un millón irá destinado directamente a la producción propia y a la contratación de los espectáculos que compondrán la programación.

Por otra parte, Muñoz dio a conocer la entrada en el patronato de Caja Duero, que aportará 128.000 euros, cantidad igual a la que ingresan las dos entidades extremeñas, Caja Extremadura y Caja de Badajoz. Además, dijo que todos los patronos, es decir, el Ministerio de Cultura, la Junta de Extremadura, las cajas de ahorros, las diputaciones provinciales y el Ayuntamiento de Mérida, han incrementado su aportación.

El motivo de este aumento es, según explicó el consejero de Cultura, reducir la cuantía del presupuesto reservada a la venta de localidades en taquilla, que hasta ahora era del 40 por ciento, y que pasará al 30 por ciento, con lo que se reduce el riesgo de imprevistos.

Por otro lado, el consejero consideró "buena" la situación económica en la que se encuentra el Festival de Mérida, que presenta un déficit de 9.000 euros, y que deberá hacer frente en los próximos años a un crédito por valor de 300.000 euros, que según Muñoz es "asumible" y no incidirá en el normal desarrollo de la programación de las próximas ediciones.

Sobre el origen de esta cantidad, se limitó a responder que se debe a los "incrementos de costes de alguna producción". En cualquier caso, aseguró que el Festival tiene "al día" todos sus pagos a proveedores.