Los galos de Aquitania llegan al Museo San Telmo

San Sebastián | EFE www.elpais.com 07/02/2014
 

Cerca de 1.600 piezas repasan el modo de vida durante la Edad de Hierro y la primera romanización.

Cerca de 1.600 piezas arqueológicas y diversas reconstrucciones repasan el modo de vida de los pueblos galos que habitaron Aquitania durante la Edad de Hierro y los primeros tiempos de la romanización, en la exposición En tiempos galos. Aquitania antes de César que inaugurará este sábado en el Museo San Telmo.

La muestra procede del Museo de Aquitania de Burdeos, donde fue creada y exhibida el año pasado, y desde donde han sido trasladadas todas las piezas, procedentes, a su vez, de una treintena de museos.

Una superficie de 1.000 metros cuadrados agrupa en San Telmo los vestigios que resumen los conocimientos actuales sobre las costumbres que tenían la docena de pueblos galos que ocupaban Aquitania desde aproximadamente el año 800 a.C. hasta el 51 a.C., cuando los romanos la conquistaron y se inició un periodo transitorio que culminó en el 27 a.C con la creación de la provincia en tiempos de Augusto.

También repasa los cambios de vida y la evolución que vivieron aquellos pueblos por la influencia romana, hasta los siglos II y III d.C. La mayoría de objetos proceden de yacimientos franceses, como el de Lacoste, aunque para su exhibición en San Sebastián incorpora piezas de la época vinculadas a Euskadi y pertenecientes al Bibat, de Vitoria, descubiertos en el poblado de la Edad de Hierro de La Hoya, en Álava. 

Según ha explicado el comisario, Vincent Mistrot, la muestra abarca distintas facetas de la vida cotidiana, de las armas, las creencias religiosas o los ritos funerarios de "estos pueblos, galo y aquitano". "Como dijo César en la Guerra de las Galias, los galos son distintos de los aquitanos, tanto desde el punto de vista de su aspecto físico, como por su lengua", ha recordado.

Curiosos objetos como pinzas para depilar, navajas de afeitar o llaves, así como herramientas para la agricultura, la ganadería, para tejer o trabajar la cerámica, se presentan en San Telmo junto a numerosas armas, joyas y monedas que ponen de manifiesto el carácter guerrero de los galos y la destreza de sus herreros y broncistas.

La casa y la piragua
La exposición termina con las reconstrucciones, entre las que destaca una casa gala de tamaño real, con sus estructuras anexas, su mobiliario y enseres, o los talleres de cerámica, cristalería y forja, así como una fiel copia de la gran piragua de madera descubierta en el lago Sanguinet.

FUENTE: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/02/07/paisvasco/1391791638_457367.html

ENLACES: Museo de Aquitania  

Archivado en: