El CSIC inicia las catas arqueológicas para datar el campamento romano de Candín

Juan C. Franco | Ponferrada (León) www.diariodeleon.es 26/09/2013

A Granda das Xarras, de 5,5 hectáreas, habría servido de fortín en las guerras cántabras.

Los arqueólogos del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con Javier Sánchez Palencia a la cabeza, ya han comenzado a trabajar en el asentamiento de A Granda das Xarras (Candín), al objeto de intentar arrojar luz sobre este campamento romano, a caballo entre las Comunidades Autónomas de Castilla y León y Asturias, e interrelacionado con otro fortín imperial (A Recacha) situado a 1.700 metros de distancia, pero ya en terrenos de la Comunidad de Galicia.

Precisamente, los tres municipios, de otras tantas Comunidades Autónomas, unidas por la presencia romana en estos parajes, —Candín, San Antolín de Ibias y Navia de Suarna— han decidido unir fuerzas para poner en valor estos enclaves, y junto con los arqueólogos del CSIC, lo primero ha sido intentar recabar información a través de estas catas arqueológicos.

«Ya han estado aquí los arqueólogos y por nuestra parte, junto con el Ayuntamiento de San Antolín de Ibias, hemos realizado el desbroce de lo que sería la superficie del campamento romano», precisa el alcalde de Candín, José Antonio Álvarez Cachón.

En concreto, 5,5 hectáreas que ocuparía el fortín romano, a lo que habría que sumar el entorno, con el objetivo de despejar el terreno para dar continuidad a los trabajos de los expertos. En concreto, éste tendría que arrojar luz sobre aspectos como la época a la que pertenece este campamento militar romano y la finalidad a la que estaba destinado.

Lo que está claro para los investigadores, y así ya lo había apuntado el equipo de la Universidad de Oviedo dirigido por el arqueólogo Jiménez Chaparro, es que estaríamos ante un campamento temporal —castra aestiva— del ejercito romano, muy diferentes de los cuarteles de invierno de las legiones realizadas en ciudades como León o Astorga.

El emplazamiento propiamente dicho consistiría en un rectángulo delimitado por una línea defensiva compuesta por un talud y un foso, coronados por una empalizada con estacas alineadas por todo el perímetro para cerrar el fortín

Dependiendo de la fecha en la que se puedan datar estos restos, su finalidad podría ir desde constituir una avanzadilla del ejército romano en las guerras cántabras (años 29 y 19 a.C) o un puesto de control y protección en las posteriores comunicaciones entre el centro y la zona astur-cantábrica (hasta mediados del siglo II d.C).

http://www.diariodeleon.es/noticias/bierzo/el-csic-inicia-las-catas-arqueologicas-para-datar-campamento-romano-de-candin_827914.html

Archivado en: