Hallan una lucerna del siglo VI en la villa romana de Antequera

Isabel Muñoz | Antequera (Málaga) www.diariomalagahoy.com 18/01/2006

La última campaña arqueológica en la villa romana de la Estación de Antequera, que va a ser declarada Bien de Interés Cultural, ha sacado a la luz una lucerna norteafricana fechada en el año 550 después de Cristo y confeccionada en Cartago. La pieza luce el rostro de un personaje como estampación. El objetos fue encontrado en los niveles de amortización del emplazamiento histórico, según explicó el arqueólogo Manuel Romero. También se ha recuperado un amuleto del puño de la fortuna, fragmentos de apliques de caldero en bronce y material numismático (monedas).

Por otra parte, también se ha confirmado que en la decoración de las paredes se usaron zócalos de ladrillo pintado ya que se ha localizado un ejemplar de unos 50 centímetros en colores rojo pompeyano y negro. Hasta el momento se han llevado a cabo varias actuaciones en el centro de la villa antequerana para averiguar si es viable la construcción de los pilares para el futuro viaducto de la circunvalación. Estas excavaciones confirman que la villa tiene una estructura de 50.000 metros cuadrados, datos que desmienten los que ofrecía el georadar, donde se aseguraba que el yacimiento arqueológico tenía 90.000 metros cuadrados. Sobre esto el arqueólogo detalló que "se han hecho los estudios geológicos pertinentes y se ha comprobado la fiabilidad del radar en algunas zona y en otras no por alteraciones geológicas".

El delegado de Cultura, Francisco López, visitó ayer la villa acompañado por el alcalde de Antequera, Ricardo Millán, y aseguró que el próximo martes la villa romana será declarada Bien de Interés Cultural, "ya que es uno de los yacimientos más interesantes y cuenta con elementos característicos." López destacó la importancia del vestigio arqueológico para Antequera y además resaltó que en los presupuestos de 2006 se contemplan varias actuaciones para la villa.

Los estudios realizados en el lugar han demostrado además que el agua se revela como uno de los bastiones del enclave gracias a los vestigios de las termas, que contaban con piscinas de agua caliente con unas grandes dimensiones. Además en una esquina del yacimiento se conserva un tubulis, cilindro que según explicó Romero era el lugar por donde salía el agua caliente para la sauna. Según el arqueólogo estos detalles demuestran el gran poder económico del propietario.

En lo que se refiere a la fontana, Romero confirmó que las tazas no funcionaban como surtidores, se trataba de grandes islas de vegetación. Esto se ha comprobado tras vaciar completamente varias tazas para averiguar que nunca fueron un mortero hidráulico.

Archivado en: