Wilfried Stroh: “Aprender latín nos convierte en parte de una tradición de dos mil años”

Bibiana Ripol www.revistadeletras.net 26/11/2012

El filólogo Wilfried Stroh lleva años empeñado en difundir la historia de la lengua y la literatura latinas. Colaborador en varios medios de comunicación, profesor emérito de filología clásica en la Universidad Ludwig-Maximilian (Múnich), Stroh ha trasladado su pasión y conocimientos a muchos de sus alumnos y, ahora, también en un libro, El latín ha muerto, ¡viva el latín! (Ediciones del Subsuelo), que se ha convertido desde su publicación en Alemanía, hace cinco años, en un éxito de ventas.

Precisamente en su país ha surgido una sorprendente latein leidenschaft (pasión latina). En el volumen, se recogen, de manera muy pedagógica y con infinidad de anécdotas históricas y lingüisticas, las diferentes fases por las que ha pasado el latín, desde sus orígenes hasta convertirse en las lenguas romances tal y como las conocemos.

B.R. Su libro ha estado en las listas de best sellers. ¿Cómo se lo explica?
W.S. Ha habido un creciente interés en el latín en los últimos años, sobre todo en Alemania. Así que el libro, podría decirse que llego en el momento oportuno (“kairós” en griego). Y he tratado de no pedir disculpas, como muchos hacen, por decir lo que es el latín y lo que ha sido.

B.R. ¿Cómo comenzó a interesarse en el latín? ¿Fue amor a primera vista?
W.S. Sí, lo fue, pero sólo por un corto espacio de tiempo. Entonces perdí mi interés, hasta los diecisiete años, edad a la que empecé a estudiar a Cicerón y después especialmente a Ovidio.

B.R. ¿Por qué debemos aprender latín?
W.S. No sólo para agudizar la mente, sino para convertirnos en parte de una tradición de más de dos mil años y disfrutar del idioma más hermoso.

B.R. ¿Y con quién lo habla?
W.S. Cada semana con los estudiantes que vienen a mis conferencias y coloquios y, por supuesto, con muchos amigos, en su mayoría, por teléfono.

B.R. Sabrá otros idiomas…
W.S. Inglés y francés, pero espero que mi latín sea mejor.

B.R. ¿Por qué cree que tanta gente opina que el latín es un idioma aburrido?
W.S. Debido a que sólo se aprende a través de la gramática y no por el oír y el uso de la misma.

B.R. ¿Qué le gustaría preguntar a Cicerón si estuviera vivo?
W.S. ¿Por qué confiaste en Octavianos?

B.R. ¿Es posible conquistar a alguien recitando poemas de Virgilio?
W.S. He recitado muchas veces a Virgilio, pero nunca con ese propósito. Quizá debería intentarlo.

B.R. ¿Fue por el auge de las lenguas romances que el latín comenzó a declinar?
W.S. No, fue al revés. Debido a la disminución de la enseñanza de la gramática latina en las escuelas el latín coloquial pudo convertirse en las lenguas romances.

B.R. ¿Por qué el latín, como fenómeno, es más fuerte en Alemania que en cualquier otro país europeo?
W.S. Esto no lo puedo explicar. No es una cuestión del lenguaje, sino de las personas porque en Austria, y especialmente en Suiza, las cosas ahora son diferentes. Usted recordará que el bachillerato moderno alemán (Gymnasium), llamado “humanistisches Gymnasium“, que en gran parte era una escuela de gramática latina, ha tenido sus raíces en Alemania, con Humboldt y otros. Y el abuelo del “Gymnasium”, Melanchton, también era alemán.

B.R. ¿Qué métodos ha utilizado para enseñar latín?
W.S. Hablar y cantar tanto como sea posible y ser tolerante con los errores: “pecca fortiter“.

B.R. ¿Quién es Valahfridus?
W.S. Mi “nom de plume”, tomado del poeta de la Edad Media Walahfrid Strabo. Cuando en 1983 empecé a hacer LVDI LATINI me llamé Walahfrid Strotius, pero mis amigos lo han simplificado en Valahfridus.

B.R. ¿Cuál era su objetivo al escribir este libro?
W.S. Conseguir que la gente sienta que el conocimiento del latín puede ser una experiencia emocionante y gratificante.

B.R. ¿Qué me recomienda para aprender latín?
W.S. Encontrar un paciente y buen amigo que le puede enseñar y el uso de un libro como Lingua Latina per se illustrata de Hans H. Orberg. Buena suerte. Bene eventiat¡.

FUENTE: http://www.revistadeletras.net/wilfried-stroh-aprender-latin-nos-convierte-en-parte-de-una-tradicion-de-dos-mil-anos/

Archivado en: