Los secretos del templo de Taman de Deméter

María Dominitskaya y Grigori Shabanov www.ruvr.ru 12/03/2012

La atención de los especialistas de todo el mundo está centrada en el descubrimiento de un templo dedicado a la diosa Deméter en la península de Taman, de la parte norte del Mar Negro.

A juicio de ellos, un análogo de ese monumento arqueológico excepcional puede ser, quizás, el mundialmente famoso Stonehange, de Inglaterra. En el único santuario antiguo, del territorio de Rusia y de los países de la CEI, que ha resultado ser medio siglo más viejo que el Partenón mismo, se realizaba un rito de los más enigmáticos e importantes de la antigüedad, el de los misterios de Eleusis.

El descubrimiento sensacional, realizado junto a la localidad de Taman de Vestnik, interesó a científicos de muchos países. El candidato a doctor en Historia, Nikolai Sudariev, director de la expedición de Bosporus oriental del Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias, descubridor del templo, es hoy muy solicitado: ya estuvo en Alemania donde sus colegas, y se dispone a viajar a Italia. El arqueólogo está convencido de que las excavaciones siguientes confirmarán que el edificio descubierto no es más que una parte de un enorme conjunto del templo. Construido según los cánones antiguos griegos clásicos, la obra grandiosa para su tiempo pudo haber sido erigida sólo con la participación del poder superior del Reino del Bósforo, indica el investigador:

−Inmediatamente quedó claro que se trata de un edificio público, excepcional. Es decir, se construyó no con dinero del Estado o de una comunidad, por buenos arquitectos y canteros, y con un meticuloso ajuste de las piedras. Incluso hasta ahora, es difícil hacer pasar una hoja entre ellas. Todo se hacía no con la ayuda de sierras, que entonces no existían, sino de pequeños cinceles. La labor era muy pulcra y de gran calidad.

Los hallazgos posteriores, entre otros el altar y la estatuilla, en la que se reproduce la diosa Deméter que sostiene en los hombros la hija, Perséfone confirma que el templo está dedicado a la antigua diosa griega de la fertilidad y de la agricultura. De acuerdo con los mitos, después del secuestro de la hija por el dios del mundo subterráneo, Deméter se apartó hasta la pequeña ciudad de Eleusis, a veintidos kilómetros de Atenas, y juró que ni un solo brote nacerá de la tierra mientras no le devuelvan a Perséfone. Le devolvieron la hija y Deméter permitió que la tierra diera frutos. Los misterios de Eleusis nacieron en el siglo XI antes de nuestra era y simbolizaban el regreso de Perséfone, continúa su relato Nikolai Sudariev:

−Los misterios de Eleusis son una suerte de pase al paraíso del mundo subterráneo. Antes de ellos, los griegos tomaban la vida de ultratumba como un triste deambular por siniestros lugares. Mientras que los misterios daban la posibilidad de ir a dar al Eliseo, una suerte de paraíso para los griegos muertos, donde las almas se alegran eternamente, danzan. Para ello era necesario pasar la iniciación.

Lo original del templo en Taman consiste además en que, está ubicado en el territorio de una necrópolis excepcional, que data del período pre griego. Entonces, la península de Taman estaba poblada por la poca conocida tribu bárbara de los sindos.

Es muy poco lo que se conoce de los ritos mismos. Los investigadores discuten hasta ahora acerca de cómo transcurrían, y ello porque el procedimiento se mantenía en el más estricto secreto: los participantes juraban que no los difundirían so pena de muerte, y los testigos ocasionales eran asesinados implacablemente. Muchos historiadores aseguran que, durante los misterios, los participantes estaban bajo el efecto de medios sicotrópicos, en particular, del kykeon, una poción de cebada y de menta, que ayuda a sumir en un profundo estado místico.

FUENTE: http://spanish.ruvr.ru/2012_03_09/67976970/

Archivado en: