El Ministro de Cultura italiano ordena cerrar la Domus Aurea ante la posibilidad que se pueda hundir

C. Giles | Roma | EUROPA PRESS 13/12/2005

El Ministro de Cultura italiano, Rocco Buttiglione, advirtió que la Domus Aurea, (la casa de Oro) que se hizo construir el emperador romano Neron y que fue abierta al público en el 1999, corre el peligro de hundirse y ordenó el cierre del monumento.

Según Buttiglione, informando sobre el cierre de uno de los monumentos más espectaculares de la capital, 'la seguridad no está garantizada y sirven 5 millones de euros y dos años de trabajo para reestructurarlo'.

El Ministro y el supervisor arqueológico de Roma, Angelo Bottini y los responsables del monumento han explicado que el cierre es debido al problema de las infiltraciones de agua en el terreno sobre todo en estos últimos meses en los que en la capital ha llovido continuamente.

Las infiltraciones, según los expertos, están erosionando la amalgama de los muros y esto podrían provocar la caída de los frescos de las salas. 'El cierre es una medida preventiva porque no se puede arriesgar que caigan los frescos mientras se encuentran los visitantes', dijo Buttiglione.

Según el Ministro, los cinco millones de euros, son imprescindibles para las obras más urgentes mientras que para la seguridad de toda la zona del Colle Oppio (una de las colinas de Roma) donde se encontraba la Domus Aurea, se necesitan 10 años y una inversión de 130 millones de euros, de los que 60 se emplearan en la reestructuración del palacio de Nerón.

Buttiglione añadió que pedirá los fondos al Ministerio de Tesoro, así como espera que también Roma y la Provincia de Roma, así algunas empresas de la capital colaboren para realizar el plan de seguridad y reestructuración de la zona.

La Domus Aurea fue abierta al público en el 1999 después de estar sepultada durante siglos bajo los jardines del Colle Oppio. Hasta hoy se podían visitar 32 de las 150 habitaciones hasta ahora descubiertas de lo que fue la gran residencia de Nerón, que construyó cuando tenía 27 años después del incendio de roma.

Nerón aprovechó el incendio para hacerse construir un palacio sin precedentes: una espectacular residencia de más de diez mil metros cuadrados, ricamente adornada de mármoles y pinturas murales. Una ciudad dentro de la ciudad, rematada por un lago artificial donde ahora se puede observar el Coliseo.

Tras el suicidio de Nerón y la llegada de otros emperadores, la Domus Aurea fue saqueada y después se construyeron encima las termas de Trajano. Fueron los pintores renacentistas como Rafael, 'Il Perugino', 'Il Pinturicchio', que descubrieron la residencia y se maravillados por los espléndidos frescos de las habitaciones.

Archivado en: