Roma venit ad IV

12.12.05 MuydePRISA

A falta de pan, buenas son tortas. Eso han debido pensar los dirigentes de Cuatro, que ante la acusada falta de películas, formato que siempre suele reportar grandes dosis de audiencia, han decidido rellenar la parcela de ficción de la cadena con series de producción extranjera. Y parece que, tras el escaso calado de series como Anatomía de Grey, Matrioshki o Médium, la televisión de Sogecable ha decidido hacerlo a lo grande. Con la producción de TV más cara de la historia, rodada en el escenario más grande del mundo y producida por las cadenas HBO y BBC, “Roma” llega hoy a nuestras pantallas avalada por un gran éxito en Reino Unido y EEUU. La superproducción narrará los entresijos de un período crucial en la historia de Roma, el comprendido entre la caída de la República y la creación del grandioso Imperio Romano.


Cartel promocional de la web de Cuatro

El derroche promocional que la cadena está llevando a cabo no le va a la zaga a todos esos aires de grandeza que desprende la serie. El bombardeo de anuncios es constante y el despliegue que Cuatro ha preparado en su web supera con creces la media de una página que es bastante flojita en los demás aspectos. Parece que el gigantesco Imperio Romano que Cuatro (o IV) ha montado no le teme ni siquiera a las críticas. En palabras del analista televisivo del grupo Vocento, José Javier Esparza, en el caso de la serie de ficción Roma, Cuatro ha seguido con su “buena costumbre” de enviar a la crítica algunos de sus productos. De esta manera, “el crítico puede opinar antes del estreno, e incorporar el matiz de una posible recomendación”.

Así, nos hemos encontrado con un fenómeno bastante desconocido en la TV española: algo así como una pre-crítica que pensábamos sólo existía en el cine. Esparza califica la serie como “obra tremenda, muy brillante”. Con el único “pero” de su adaptación al español (algunos nombres mantienen el latín y otros se han traducido al castellano), en Roma “es fascinante la recreación de aspectos de la vida cotidiana y la ambientación, sin duda, la más lograda de cuantas se ha intentado hasta hoy”, añade el periodista. Precisamente en ese aspecto Roma no pasará desapercibida para el gran público, puesto que las escenas de violencia y sexo son bastante corrientes (y explícitas) y ya han levantado cierta polvareda en EEUU y Reino Unido. La sentencia de Esparza de que no esperemos una serie educativa sobre la historia de Roma, si no una serie de “gran calidad y argumento arrebatador para adultos”, no hace más que aumentar las expectativas ante esta gran apuesta del ente de Prisa. Y es que en este cóctel de sangre, sexo y poder que la cadena nos ofrece, los dirigentes de Cuatro sólo estarán pendientes de una cosa: que todos los mandos apunten a Roma.