Los ocho puentes romanos de Oviedo

Bernardo Canga y Carmen Piñán | Oviedo www.elcomerciodigital.com 01/10/2010

En el entorno de la capital de Asturias hay infraestructuras de vías históricas, que están generalmente en lamentable estado de abandono.

Recientemente tratamos en estas mismas páginas de la que podría denominarse 'Ruta de los Puentes Romanos de Cabrales' (pues en ese concejo hay una docena de ellos de traza o base romana, aunque muy posiblemente modificados, lógicamente, en época medieval). Y, ahora, nos ocupamos de los situados en el municipio de Oviedo, que son nada menos que ocho, aunque alguno sólo tiene en pie los pilares y el arco central. Son estos: sobre el río Nora están los restaurados hace unos años (pero ahora descuidados) de Colloto (es límite con Siero) y La Ponte Vieya de Lugones (también llamado 'Puente Nora', en el límite con Siero, concejo que sí los cuida y valora algo más).

Estos dos puentes pueden pertenecer a la vía histórica o calzada que iba desde Lucus Asturum (Lugo de Llanera) hacia el Oriente de Asturias (en concreto Covadonga o Cangas de Onís), llamada ahora Camín de la Reina y cerca de la senda verde que bordea el Monte Naranco. Hasta esos dos grandes puentes se accede bien en vehículo por las localidades que le dan nombre, Colloto y Lugones.

El segundo podría emplearse, asimismo, por la calzada de La Carisa o de Pajares, que iba a Llanera y Gijón. Sobre el Nora están, además, el Ponte de Cayés (junto al antiguo palacio y capilla de los Marqués de Santa Cruz), que fue demolido en parte en la pasada guerra civil y restaurado posteriormente (se encuentra en el límite con el concejo de Llanera y sobre él cruza una carretera muy transitada); otro es La Ponte Brañes, cerca también de un palacio abandonado. Este puente está, curiosamente, sólo en el municipio de Oviedo y muy descuidado, pasando vehículos sobre él. El puente de Brañes tiene altura y, posiblemente, es el mejor de todos los que hay sobre el río Nora, pero por desgracia es prácticamente desconocido; está en la cara norteña del Monte Naranco y sumido en el abandono, a pesar de encontrarse junto a un afamado restaurante ovetense. Antaño empleaban mucho este paso de río las 'muyeres de la paxa' avilesinas, para llevar el pescado desde la Villa del Adelantado a la capital asturiana.

Otro puente sobre el Nora es el de Gallegos, ahora en el Camino de Santiago (es límite con el municipio de Las Regueras y está modernizado en parte, con una nueva y antiestética escultura a su lado). Está ese puente en la parte final de la citada senda verde del Naranco. Estos tres últimos (Cayés, Brañes y Gallegos) eran empleados por los viajeros de la famosa Vía de La Plata en tierras asturianas, o Calzada de La Mesa. Los veteranos lugareños y ganaderos de Llanera y Las Regueras así lo atestiguan, pues esa ruta iba de Lucus Asturum y Gigia (Gijón) a los altos puertos de la Cordillera Cantábrica, concretamente al cordal de La Mesa. A todos se accede bien en vehículo y se pueden dar fáciles paseos por su entorno para poder contemplarlos mejor.

Sobre el río Nalón, en tierras ovetenses, están otros tres puentes romanos o medievales, pero de base romana: el de Gubín, que sólo cuenta con dos grandes pilastras (con tajamares) y un arco, frente al embalse próximo a San Pedro de Nora, donde se juntan los ríos Nalón y Nora (este puente pudo ser, otrora, límite con el concejo de Las Regueras), y el puente, o La Ponte, de Godos, cerca de Trubia, que sólo tiene ya un par de columnas y poco más. Ambos estaban en la misma Calzada de La Mesa (Vía de La Plata en Asturias).

Un tramo de la calzada que unía tierras de León con la costa gijonesa, por los montes de Pajares y que anteriormente fue por la Vía Carisa (pues iba por ese cordal, más alto que los montes 'payariegos'), conserva tramos empedrados cerca del Padrún y también en las proximidades de Olloniego. Éste era empleado por los peregrinos que van al Salvador ovetense, dado que esa vía histórica es desde hace tiempo Camino de Santiago, por el centro de Asturias.

Posiblemente esta ruta en la Edad Media podía ser la Vía de La Plata en tierras asturianas (tras relegarse a segundo plano la citada Calzada de La Mesa, genuino enlace de Astorga y Gijón). Dar un paseo por estos antiguos caminos merece la pena dado su fácil recorrido, por lo que aún queda de una vía histórica (o Prehistórica) que unió durante siglos tierras castallano-loenesas con las asturianas, por un lado y la costa gaditana por otro. LaVía de La Plata, casi con total seguridad, iba de Puerto de Santa María, o Isla Canela, a Gijón, pasando por Sevilla, Extremadura y Castilla-León. Algunos restos de la calzada en Asturias son, aparte de los tramos empedrados, los puentes romanos, o medievales (con base romana) de Puente Los Fierros, Campomanes y Olloniego. En este último lugar el río Nalón se desvió del puente a causa de una riada, levantándose en sus cercanías el Puente del Portazgo. Junto a él se conserva, en Olloniego, el puente romano llamado La Ponte Olloniego, en un lamentable estado de abandono. Junto a él está en ruinas la antigua fortaleza o palacio de vigilancia de este importante puente ovetense, el tercero sobre el Nalón; y hoy olvidado.

LA RUTA
Cómo llegar. Por las carretera nacionales N-630 y autopista A-66 (a Olloniego); y la N-634, o autopistas A-66, A-63 y AS-II (desviándose bien el Lugones o Viella y Colloto o Las Caldas y Gallegos o Trubia). En total se puede acceder bien a los ocho puentes, o a los restos que aún perduran de ellos.

Visitas culturales. Torre, palacio y puente de Olloniego. Restos empedrados de la calzada junto a Picu Lancia. Balneario de Las Caldas. Iglesia de Santiago de La Manjoya. Catedral y monumentos de Oviedo. Tramos empedrados cerca del Padrún y Brañes. Puentes de Olloniego, Cayés, Brañes, Lugones, Colloto y Gallegos.

Archivado en: