Una familia entrega a El Ejido una estela dedicada a Adriano

Marta Soler | Almería www.elpais.com 09/09/2010

El Ayuntamiento de El Ejido acoge desde ayer un sólido recuerdo de que mucho antes de la explosión agrícola bajo plástico hubo, sobre el suelo actual, una población próspera y conectada a la actualidad de su tiempo: la romana Murgi. La familia de Joaquín Berenguel Suárez ha entregado al municipio una piedra caliza de 700 kilos de peso con una inscripción dedicada al emperador romano Adriano -nacido en la actual Andalucía- que se calcula que data del año 129.

Berenguel Suárez, fallecido recientemente, realizaba unas obras junto a su vivienda cuando destapó la citada piedra. El catedrático de la Universidad de Almería e investigador, Rafael Lázaro, había escrito sobre su existencia en una de sus obras sobre el pasado y patrimonio romano de la zona. Desde la Concejalía de Patrimonio Cultural fueron atando cabos y concluyeron que se trataba de la misma pieza esculpida en honor al emperador Adriano. La inscripción no deja margen a la duda: Al emperador Cesar Trajano Adriano Augusto, pontífice máximo, hijo del divino Trajano Párthico, nieto del divino Nerva en su decimocuarta potestad tribunicia y tercer consulado, padre de la patria. La Ciudad de Murgi.

Según el arquitecto municipal Ramón Alférez, su hallazgo pone de relieve "la gran importancia" que tuvo Murgi en la época romana. La piedra formaría parte de un pedestal que sostendría un busto de Adriano y su ubicación se situaría en el Foro de la población. Su forma redondeada lleva a pensar a los expertos que en el Bajo Imperio Romano se utilizó como contrapeso de una almazara de aceite.

La familia Berenguel Suárez no parece ser la única que, por accidente, convive con una obra de museo. "El Ejido es un municipio que está cambiando mucho el suelo por su actividad agrícola y muchos particulares descubren restos romanos en sus tierras". La inscripción a Adriano se ha trasladado al Teatro Auditorio por expreso deseo de su descubridor quien confió a su familia que velara por que su "tesoro" pudiera ser contemplado en un espacio público.

Archivado en: