Canal+ estrena 'Spartacus: Sangre y Arena' el próximo 3 de junio

FórmulaTV www.formulatv.com 17/05/2010

"La versión más gráfica y visceral del gladiador más famoso de Roma". Protagonizada por Andy Whitfield y Lucy Lawless.

A partir del 3 de junio, Canal+ estrena la serie 'Spartacus: Sangre y arena', una producción de Starz Media (Crash) que aborda el drama histórico de Espartaco, el esclavo tracio que puso en jaque a la República de Roma. Canal+ emitirá los 13 episodios que conforman la serie cada jueves, a las 22:00h. 'Spartacus: Sangre y arena' estará disponible también en Alta Definición para todos aquellos que dispongan del terminal iPlus a través de Canal+ HD.

Trailer oficial en inglés

La serie, una mezcla de acción, lujuria, pasión y violencia, cuenta con el actor australiano Andy Whitfield (Las hermanas McLeod) como Espartaco, Lucy Lawless (Xena: La Princesa de Guerrero) como Lucretia, John Hanna (La Momia, Cuatro Bodas y un funeral) como Batiatus y Peter Mensah (300) como Doctore y está dirigido por Grady Hall y Rick Jacobson.

Traicionado por los romanos, forzado a convertirse en esclavo, renacido como gladiador. La historia del rebelde más tristemente famoso de la República de Roma vuelve en la explícita y audaz serie 'Spartacus: Sangre y arena'. Separado de su patria y de la mujer que ama, Espartaco es condenado al brutal mundo de los gladiadores, donde la sangre y la muerte se convierten en el mayor entretenimiento de la audiencia. Pero no todas las batallas se libran en la arena. La traición, la corrupción, y los placeres más sensuales pondrán constantemente a prueba a Espartaco. Para sobrevivir, debe convertirse en algo más que un hombre, más que un gladiador: debe convertirse en una leyenda.

PERSONAJES:

Espartaco
Espartaco es un soldado tracio que se ofrece para luchar junto a los romanos frente a un enemigo común de Tracia y Roma. Como castigo por desafiar al comandante romano Claudius, es condenado a morir en la arena de los gladiadores. Aunque parezca increíble, consigue deshacerse de sus cuatro contrincantes y sobrevive. Gracias a su valentía, su sentencia es conmutada y en su lugar es condenado a la esclavitud y comprado por Batiatus, quien lo entrena como gladiador. Para domesticar la rebeldía del guerrero, Batiatus promete reunirlo con su esposa Sura.

Batiatus
Ciudadano de Capua, Batiatus es el propietario de una escuela de gladiadores que está pasando por tiempos difíciles. Para intentar salvar su situación económica, compra a Espartaco, esperando convertir su talento innato en un éxito. Su esposa Lucretia es su compañera emocional y física, con ella comparte un matrimonio apasionado y el deseo de escalar posiciones en la sociedad. Hay muy pocas cosas que Batiatus puede o vaya a negarle a su bella mujer.

Lucretia
Alma gemela de Batiatus, Lucretia es una mujer astuta, capaz de ver ganancias y poder en cualquier resquicio de Roma. Sexualmente voraz, convierte al gladiador Crixus en su amante, a espaldas de su marido, en busca de un niño que no puede concebir. En cuanto a Espartaco, Lucretia piensa que es una bestia incontrolable que ha costado demasiado dinero y puede traer desgracia a la escuela.

Doctore
Conocido por ser el único gladiador en sobrevivir frente a la bestia "Sombra de la muerte", Doctore es el entrenador de la escuela de Batiatus, así como su esclavo más leal. Un hombre fuerte, orgulloso de ser un gladiador que en raras ocasiones muestra sus sentimientos. Su mayor preocupación es el comportamiento impredecible de Espartaco, a quien quiere convertir en un hombre disciplinado y bien entrenado.

Crixus
Crixus es el mejor gladiador de la escuela de Batiatus y se le conoce como el Campeón de Capua. Poderoso y prepotente, considera a Espartaco su enemigo, ya que amenaza con destruir su reinado en la escuela. Aunque se vea obligado a tener una relación carnal con Lucretia, es Naevia, su esclava personal la que realmente le vuelve loco.

Iliythia
Iliythia es la hija egoísta del senador Albinius y la mujer del legado Glaber. Joven e impresionable, su vida es tan aburrida en Capua que se deja seducir por los placeres de la escuela de Batiatus. Lucretia ve en ella un gran potencial para escalar en la sociedad, e intenta satisfacer todos sus deseos.