Una parte de la romana Caesaróbriga ya es accesible

A. Martínez | Talavera de la Reina (Toeldo) | EFE 08/04/2010

Una parte de la antigua Caesaróbriga, la denominación de la Talavera de la Reina romana, es accesible al público desde ayer si se visitan los restos arqueológicos del centro cultural «Rafael Morales» que incluyen una casa, parte de dos templos y diversos objetos de varias épocas.

En 2006 las excavaciones arqueológicas realizadas en el «Rafael Morales» -centro cultural cercano al Ayuntamiento e inaugurado hace dos años- sacaron a la luz importantes restos arqueológicos que el Ayuntamiento ha puesto en valor adecuando pasarelas y un espacio expositivo para que todos los ciudadanos tengan acceso.

En época romana Caesaróbriga fue el centro económico y político de un amplio territorio y explotaba y administraba recursos agrícolas, ganaderos y fluviales, además de las canteras y las minas de la comarca de La Jara.

Talavera de la Reina (Caesaróbriga) pertenecía a la provincia de Lusitania y tuvo un primer planeamiento urbanístico planificado en época de Augusto, a partir del año 15 antes de Cristo.

Pinturas y mosaicos
De esta época se conservan en el «Rafael Morales» los cimientos de una casa romana -domus- articulada en torno a un patio central, algunas pinturas murales y fragmentos de un mosaico geométrico, cerámica pintada de tradición indígena y un medallón con la iconografía de Mercurio (dios romano del comercio).

En el año 74 Caesaróbriga adquirió la categoría de municipio, lo que no solamente brindó un nuevo estatus jurídico sino que se consolidó como una de la ciudades más importantes de Lusitania, y en este momento se inició una reestructuración urbanística para construir el foro, que era la plaza pública más importante.

Se arrasó la domus y sobre ella se construyeron dos templos simétricos, independientes, dedicados al culto al emperador y a Júpiter, el dios más venerado en Hispania y en Caesaróbriga teniendo en cuenta que se han localizado epígrafes dedicados a Júpiter en los municipios de Azután, Caleruela, Navalmoralejo y Oropesa, todos ellos situados en la comarca talaverana.

Todos estos aspectos y otros de los siglos posteriores, de las épocas visigoda, islámica y cristiana, quedan expuestos a los ciudadanos desde hoy en el centro cultural, en una zona visitable que se ha denominado «La domus del hospital y los templos romanos de Caesaróbriga».

El arqueólogo Domingo Portela y el arquitecto Gregorio Chillón, que han trabajado en esta excavación desde su inicio, explicaron que el resultado obtenido es «el final de un largo recorrido» y han incidido en que han buscado «un respeto absoluto» hacia los restos aparecidos.

«He pretendido pasar de puntillas sobre los restos», dijo Chillón, quien expresó su satisfacción «porque es la primera vez que somos capaces (la ciudad) de poner en valor unos restos de esta importancia».

También intervino el alcalde, José Francisco Rivas, quien subrayó que el centro cultural «resume nuestra historia, la que fue, la que es y la que será».

Archivado en: