Encontrada en Italia la Rama Dorada de la Eneida

Nick Squires | Roma www.telegraph.co.uk 18/02/2010
Traducido por Domingo Vallejo en http://latunicadeneso.wordpress.com

Uno cree estar preparado para leer casi cualquier cosa, pero hay noticias que exceden toda posible capacidad de asombro. Según informa hoy el Telegraph arqueólogos italianos afirman haber encontrado un recinto de piedra que habría protegido la legendaria “Rama Dorada”, el ramo de hojas de oro que en la mitología romana permitió al héroe troyano Eneas viajar de forma segura por el mundo subterráneo.

Según se cuenta, el hallazgo se produjo mientras excavaban un santuario religioso construido en honor de la diosa Diana, cerca de un antiguo lago volcánico en los Montes Albanos, a 20 millas al sur de Roma.

Creen que el recinto habría protegido un enorme ciprés o un roble que era sagrado para los latinos, una poderosa tribu que gobernó la región antes del Imperio Romano.

El árbol es central en el mito de Eneas, quien fue informado por la Sibila de Cumas de que tenía que arrancar una rama de hojas doradas para protegerse cuando se aventurara en el Hades en busca del consejo de su padre muerto.

Según otra leyenda, históricamente más creíble, los latinos creían que simbolizaba el poder de su rey-sacerdote. Cualquier persona que rompiera una rama, incluso un esclavo fugitivo, podía después desafiar al rey en una lucha a muerte. Si el rey caía muerto en el combate, el retador asumía la posición de líder de la tribu.

El descubrimiento fue realizado cerca de la ciudad de Nemi por un equipo dirigido por Filippo Coarelli, un profesor retirado de arqueología de la Universidad de Perugia. Después de meses de excavaciones en el suelo volcánico, se desenterraron los restos de un recinto de piedra. Los fragmentos de cerámica hallados en el lugar permiten una datación entre mitad y final de la Edad de Bronce, entre los siglos XII y XIII a.C.

“Encontramos muchas, muchas piezas de cerámica de naturaleza votiva o ritual”, dice el profesor Coarelli. “La ubicación también nos dice que debe haber sido una estructura sagrada. Estuvimos meses excavando, durante los cuales tuvimos que cortar enormes bloques de lava”.

El recinto de piedra está en medio de un área que contiene las ruinas de un inmenso santuario dedicado a Diana, la diosa de la caza, junto con los restos de terrazas, fuentes, aljibes y un ninfeo.

“Es un descubrimiento intrigante y prueba que se trataba de un santuario extraordinariamente importante”, dice el profesor Christopher Smith, director de la British School de Roma, un instituto arqueológico.

“Sabemos que los árboles se cultivaban en recipientes en los templos. Los latinos se reunían aquí para rendir culto hasta la fundación de la república romana en el 509 a.C”

La historia de la rama de oro y Eneas, quien se dice que viajó desde Troya a Italia para fundar la ciudad de Roma, fue documentada por Virgilio en su poema épico la Eneida. “Virgilio nos dice que la sibila informó a Eneas que para poder ir al inframundo y conocer los consejos de su padre tenía que tomar una rama de oro como una especie de salvoconducto que le permitiría el acceso”, explicó Smith.

“La leyenda inspiró a JMW Turner para pintar un gran lienzo titulado El lago del Averno. Eneas y la Sibila (en la imagen), perteneciente en la actualidad a la Tate Collection.

Archivado en: