Arqueólogos sacan a la luz el comedor rotante de Nerón

Verónica Becerril | Roma | EFE actualizado el 01/10/2009

La leyenda del comedor que gira imitando el movimiento rotatorio de la tierra, se ha convertido en realidad. No se trata de la última innovación tecnológica, sino que ha sido el descubrimiento realizado por un grupo de arqueólogos italo-franceses, confirmando la presencia de una habitación con estas características perteneciente a la Domus Aurea de Nerón.

Con este descubrimiento, la «coenatio rotunda» descrita por Suetonio en la «Vida de los Césares» recobra vida. Tras el incendio de Roma en el 64 después de Cristo, el excéntrico emperador se hizo construir una nueva residencia con paredes recubiertas de mármol y piedras preciosas. El lujo era tal que la casa se denominó «Domus Aurea». Precisamenete en el interior de la morada que se extendía por más de 2,5 kilómetros cuadrados entre el Palatino y Cole Oppio, se encontraba esta habitación circular con la que Nerón sorprendía a sus invitados.

El comedor ideado por el emperador romano y construido por sus arquitectos de confianza, Celere y Severo, tenía una base de agua con una especie de parqué flotante que permitía la rotación de la estructura. Por ahora sólo es posible ver el muro de dos metros que delimita el perímetro de la habitación que dibuja un círculo de 16 metros. Los pilares y la pared de la estructura aparecen unidos por una serie de arcos que cubren el primer nivel de la habitación compuesta de dos pisos. Según los arqueólogos la estructura estaba compuesta por un total de siete arcos, cuatro en el nivel superior, y tres en el inferior.

«Se trata un estructura que no tiene comparación con nada parecido en la antigüedad», comentó a los medios la directora de las excavaciones, María Antonietta Tomei quien puso en evidencia la importancia del pilar central de grandes dimensiones sobre el que se apoya toda la estructura. La Domus Aurea de Nerón se ha conservado gracias a que sus herederos cubrieron la villa para borrar toda huella del emperador. Los lujosos salones fueron desmontados y cubiertos, elevando encima las termas de Tito y Trajano, mientras que en el valle bajo la casa, se construyó el Coliseo.


Marta Falconi | AP | Roma 29/09/2009

PRESENTAN SALÓN DE BANQUETES GIRATORIO DE NERÓN

Un grupo de arqueólogos reveló el martes lo que sospechan se trata de las ruinas de un extravagante salón de banquetes giratorio del emperador romano Nerón, un espacio circular que rotaba día y noche para imitar el movimiento de la Tierra e impresionar a sus invitados.

Forma parte del Palacio Dorado, una residencia espectacular construida en el siglo I después de Cristo, que se cree estaba destinado al entretenimiento de funcionarios y personas destacadas, informó la arqueóloga Francoise Villedieu, directora del equipo.

Nerón era famoso por su lujuria, derroches y depravación. Gobernó el imperio romano del 37 d.C. al 68 d.C. Hasta ahora las excavaciones han revelado los cimientos del salón, el mecanismo giratorio debajo de él y una zona contigua que pudo ser la cocina, agregó Villedieu.

"Esto no puede ser comparado con nada de lo que sabemos de la antigua arquitectura romana", dijo Villedieu a los reporteros durante un recorrido de la zona donde se encuentran las ruinas.

La arqueóloga señaló que la ubicación de los restos en la cima de la colina Palatina, la estructura giratoria, y las referencias históricas sobre el salón en las antiguas biografías de Nerón sustentan la atribución de la estructura al emperador.

Las ruinas forman parte de una residencia monumental conocida por su nombre latino: Domus Aurea, o Palacio Dorado, que se erigió sobre los escombros que quedaron tras un incendio que destruyó gran parte de Roma en el 64 d.C.

El presunto comedor principal del salón, con un diámetro superior a los 16 metros (50 pies), se posaba sobre un pilar de cuatro metros de ancho (13 pies) y cuatro mecanismos esféricos que posiblemente eran impulsados por un flujo constante de agua y hacían girar la estructura. El descubrimiento ocurrió durante las obras de mantenimiento de la frágil zona Palatina.

El biógrafo latino Suetonio, que escribió la biografía de 12 emperadores romanos, cuenta sobre un salón de banquetes que rotaba "día y noche al compás del cielo".

Suetonio también describió a Nerón como uno de los gobernantes más crueles, depravados y megalómanos de Roma, que solía participar en orgías y creía ser un artista, por lo que entretenía a sus invitados con declamaciones de poesía y canciones.

Pero a pesar de todos estos excesos Nerón no pudo disfrutar mucho de su Palacio Dorado, pues la construcción de la residencia terminó hasta el 68 d.C., año en que se suicidó en medio de revueltas e impopularidad.

Archivado en: