Descubren fosas con restos de posibles esclavos de Tarraco

Carles Gosálbez | Tarragona www.diaridetarragona.com 25/04/2009

La ampliación del Mercat del Camp por la empresa Amersan ha puesto al descubierto una necrópolis con un mínimo de veinte individuos.

Albert Vilaseca, arqueólogo de la empresa Cota 64, responsable de la excavación que se lleva a término como resultado de la ampliación de naves del Mercat del Camp, localizado en la confluencia de los límites municipales de Tarragona, Reus y La Canonja, ha informado al Diari que los restos humanos corresponden al siglo III. La necrópolis forma parte de la villa romana Els Antigons, considerada una de las más importantes de las localizadas en las proximidades de Tarraco.

Los huesos han sido trasladados para su estudio al laboratorio del doctor y presidente de la Associació Catalano Balear de Paleopatologia Acadèmica de Ciències Mèdiques de Catalunya i Balears, Joaquim Baxarias, quien ha destacado la importancia de las conclusiones a las que está llegando.

Baxarias es un experto en el análisis de restos humanos de Tarraco y años atrás hizo un estudio sobre la esperanza de vida de los ciudadanos de la ciudad romana.

El investigador afirma que la Vil·la Els Antigons «es la segunda más importante y grande del entorno de Tarraco, después de la de Els Munts, pero en la década de los setenta fue expoliada al construir una fábrica». De la villa romana «sólo queda la necrópolis que se ha descubierto y poco más».

La hipótesis: fueron esclavos
El estudio de los restos humanos ha permitido a Baxarias establecer una primera hipótesis de trabajo. «Las personas enterradas en esta necrópolis fueron, probablemente, esclavos que trabajaban en la villa». Estos individuos «nos permitirán profundizar en la historia de Els Antigons a partir de restos humanos». «La gran paradoja es que la arqueología investiga la antigüedad del hombre sin estudiar al hombre», apuntó.

En las fosas cubiertas con tejas no se han encontrado monedas ni piezas de ajuar u otros elementos que se solían poner en los enterramientos de personas adineradas. Esta circunstancia, unida a que muchos de los individuos sufrieron artrosis y muestran gran desgaste en las articulaciones, invita a pensar que se trataba de esclavos agrarios.

Archivado en: