El Teatro Romano esconde termas previas a su edificación

A. J. L.| Málaga www.diariosur.es 11/02/2009

El arqueólogo Pedro Rodríguez Oliva confía en que las nuevas excavaciones ofrezcan restos anteriores al siglo I.

Rodríguez Oliva aboga por la integración de la Alcazaba y el Teatro Romano. Cuando lo descubrieron, creyeron que se trataba de una de las puertas de la antigua ciudad romana. Al cabo de sólo unos días, allá por 1951, los trabajos dirigidos por Juan Temboury llegaron a una conclusión de mayor calado: aquello había sido un gran espacio escénico.

Así comienza la historia del Teatro Romano de Málaga y así lo recuerda el catedrático de Arqueología de la Universidad de Málaga Pedro Rodríguez Oliva, que ayer pronunció la conferencia 'El teatro de la Málaga romana. Pasado, presente y futuro'.

Rodríguez Oliva ofreció en su charla una panorámica de la historia del yacimiento. No en vano, él mismo participó a finales de los 80 en las excavaciones previas a la demolición de la Casa de la Cultura que se levantaba sobre el teatro, que ofreció representaciones entre los siglos I y III d. C.

Pero hay más. La Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía anunció hace unas semanas que este mismo año se van a licitar nuevas prospecciones en una zona nunca estudiada del recinto: el 'aditus' sur; es decir, la ladera entre el Teatro Romano y la Alcazaba. Y allí, Rodríguez Oliva confía en que salgan a la luz termas romanas anteriores a la construcción del propio teatro.

Presencia confirmada
«Se trataría de restos del siglo I a. C., de la época republicana. Ya han aparecido parte de estas termas, pero con las nuevas excavaciones se podría confirmar la existencia de restos anteriores a la construcción del propio teatro», adelanta el catedrático.
Asimismo, Rodríguez Oliva abogó por «la integración de todo el conjunto monumental» que componen el Teatro Romano y la Alcazaba para coordinar las actuaciones en ambos espacios.

Archivado en: