Álava relevará a la directora del Museo de Arqueología por el fraude de Veleia

Txema G. Crespo | Vitoria www.elpais.com 23/01/2009

Amelia Baldeón no advirtió de las numerosas irregularidades del yacimiento.

La responsable del Museo de Arqueología de Álava, Amelia Baldeón, será relevada al frente de esta sección de la Diputación de Álava, como consecuencia de las numerosas irregularidades que ha vivido esta área con el caso Iruña-Veleia.

El departamento de Cultura foral ha perdido la confianza en esta funcionaria que lleva desde hace 30 años al frente del centro, que próximamente estrenará una nueva sede construida por el arquitecto Patxi Mangado. En ella Baldeón había reservado la sala principal para los denominados "hallazgos excepcionales" de este importante yacimiento romano, que se han revelado como un fraude.

El arqueólogo Eliseo Gil, director de la empresa Lurmen, S. L., concesionaria de las excavaciones, presentó estos descubrimientos ante los técnicos y políticos del departamento foral de Cultura (entonces al mando de Federico Verástegui, del PP) en 2005 y 2006. Amelia Baldeón, como responsable del museo, los recibió sin ningún reparo, con plena confianza en la autenticidad de piezas que incluían vestigios cristianos, primeras palabras en euskera, jeroglíficos egipcios o sentencias latinas como "Ad Maioren Dei Gloriam", atribuida a San Ignacio de Loyola, en el siglo XVI.

No hay noticia de que solicitara a Eliseo Gil que documentara los hallazgos in situ, es decir, con imágenes fotográficas o grabaciones de vídeo que mostraran cómo se descubrieron los trozos de cerámica y otros materiales en las que luego aparecieron los cuestionados grafitos tras el lavado. Baldeón tampoco puso en duda la autenticidad de las más de 300 inscripciones ni adoptó la cautela de solicitar informes científicos de contraste.

Se limitó a guardarlas en la caja fuerte del centro, sin más. Cuando Eliseo Gil se decidió a presentar en público un primer grupo de inscripciones el 8 de junio de 2006, once meses después de encontrar las primeras piezas escritas, Baldeón participó en aquel multitudinario acto. Una semana más tarde, abrió las puertas del museo a los medios de comunicación en lo que fue la puesta en escena del segundo grupo de cerámicas inscritas, las relativas al euskera. En esta ocasión, la responsable de cuidar por los hallazgos arqueológicos alaveses tampoco cuestionó el proceso de divulgación sin contraste científico previo que ponía en marcha el director de Lurmen, S. L.

En enero de 2007, José Ángel Apellaniz, Miguel Ángel Berjón y Carlos Crespo, los tres únicos arqueólogos titulados que trabajaban en esa empresa (además del director, Eliseo Gil, y la subdirectora,Idoya Filloy), abandonaron el proyecto. Ni siquiera entonces la directora del Museo de Arqueología movió ficha y avisó a la Diputación de la necesidad de revisar el caso.

El nombramiento de Lorena López de Lacalle como diputada de Cultura a finales de 2007 llevó a que se pusiera en marcha una comisión de expertos para estudiar los "hallazgos excepcionales", en la que también participó Amelia Baldeón. En agosto de 2008 todavía reivindicaba en una entrevista concedida a este diario (con motivo de la concesión de la Medalla de Oro de Vitoria) la importancia de las piezas de Veleia, que calificó de "calidad indudable".

El 19 de noviembre, esta comisión presentó sus conclusiones demoledoras, que ya se habían ido anunciando desde un año antes. Todo era un fraude. Grafías desconocidas, el uso de minúsculas, sentencias como "si vis pacem para iustitiam", que es del siglo XX, ausencia de sintaxis en muchas leyendas y jeroglíficos incomprensibles.

Ante este panorama de irregularidades, Amelia Baldeón, responsable de guardar esas piezas que iban a centrar el nuevo Museo de Arqueología, optó por el silencio. No respondió a este diario al día siguiente de conocerse el dictamen de los expertos, remitiéndose al Departamento de Cultura, ni ha vuelto a realizar declaraciones a los medios de comunicación.

La Diputación ha decidido que no puede estar al frente del nuevo museo (se llamará Bibat), que acogerá las secciones museográficas de Arqueología y Naipes. Sobre todo, tras la determinación de la diputada de Cultura de llegar al final en este asunto. López de Lacalle ha abierto un expediente administrativo para aclarar internamente el caso Veleia, al mismo tiempo que ha remitido la documentación de la comisión de expertos a la Fiscalía.

Archivado en: