Descubiertos dos barcos romanos

C. Gosálbez y J. Cabré | Tarragona www.diaridetarragona.com 23/11/2008

Una excavación arqueológica en Creixell podría haber puesto al descubierto al menos dos barcos de época romana y estructuras que podrían pertenecer a un puerto.

Aunque no ha trascendido la cronología de los barcos y de los muros que podrían corresponder a estructuras portuarias, miembros del colectivo Merlets de Creyxell han tenido acceso a información de primera mano, que apunta a la localización de un mínimo de dos navíos a una profundidad de ocho metros, y de muros de una amplitud de cuatro metros.

Los restos, ahora cubiertos por tierra para su preservación, han sido hallados en una amplia franja de terreno del municipio de Creixell flanqueada por dos cámpings y que se extiende entre la carretera de Tarragona y la Avinguda de la Gavina.

El yacimiento discurre en paralelo al trazado del tren y se asienta en una antiguo almarjal que en la actualidad dista unos 150 metros del mar. «Este espacio estuvo cubierto por agua hasta los años sesenta y estaba considerado una de las lagunas más grandes de Catalunya», remarcó Susana Ambrós, fundadora de la asociación Merlets de Creyxell.

En intervenciones arqueológicas realizadas en años anteriores se localizaron, en la zona de influencia del nuevo yacimiento, una villa romana de especial relevancia, un horno de producción de vasijas como las que se utilizaban en el transporte naval, una cantera, una pequeña necrópolis y un tramo de calzada. La ciudad de Tarraco se encontraba a doce kilómetros de distancia y el espacio portuario hoy en estudio estaba junto a la Via Augusta.

'Es muy importante'
Susana Ambrós, junto a otras personas preocupadas por el patrimonio histórico de la población marinera, dicen haber mantenido conversaciones, a título oficial, con representantes de la Generalitat. «Nos han confirmado la existencia de un puerto romano y la localización de dos barcos de ese periodo a ocho metros de profundidad».

«Al parecer –añadió– había referencias escritas de la posible existencia de un puerto, pero un día que estábamos en el yacimiento comprobamos que se había desatado la euforia y la alegría entre miembros de la Generalitat».
Ambrós sospecha que los profesionales «ya debían disponer de alguna información, ya que es infrecuente que en una intervención arqueológica se hagan catas de ocho metros de hondo».

La portavoz de Merlets de Creyxell remarcó que el día que sobre el terreno miembros de la entidad conversaron con representantes de la Generalitat, la alegría también fue evidente «entre los arqueólogos de la empresa que hizo la excavación, ya que habían localizado restos muy importantes».

La citada asociación tiene constancia de que el informe de la empresa de arqueología «ya ha sido entregado a Cultura de la Generalitat». Así lo atestiguan miembros que han mantenido contactos directos y personales con los más altos representantes de este departamento en Tarragona.
La información facilitada por Merlets de Creyxell ha sido ratificada por otras fuentes, pero no ha podido ser contrastada por el Diari con el Departament de Cultura, pese a varios intentos realizados.

Restos singulares
Arqueólogos no vinculados al yacimiento ni a la Generalitat «también nos han hecho referencias a la importancia que podrían tener, por su singularidad, los restos encontrados en Creixell», subrayó Ambrós, para rematar diciendo que «un catedrático de la Universitat de Barcelona se desplazó al lugar excavado para tratar de confirmar la existencia de un puerto romano». El profesor explicó a Ambrós que no se podía descartar que el puerto de Creixell, de haber existido como parece, guardara una estrecha vinculación con la ciudad de Tarraco. Recordó que el puerto de Ostia se encuentra a unos veinte kilómetros de Roma, una distancia ligeramente inferior a la media entre Tarragona y Creixell.

La asociación reconoce que la confirmación del hallazgo por la Generalitat «sería de vital importancia para nuestro pueblo». La realización de catas arqueológicas en el extenso solar de la Avinguda de la Gavina se inició a finales del mes de junio y concluyó en los últimos días de septiembre.

Archivado en: