Entre dioses y hombres. Esculturas clásicas del Albertinum de Dresde y del Museo del Prado

Madrid www.museodelprado.es 27/10/2008

Del 4 noviembre de 2008 al 12 abril de 2009. Exposición del Museo Nacional del Prado Madrid y la Skulpturensammlung Staatliche Kunstsammlungen Dresden. Comisarios: Stephan F. Schröder (Madrid), Moritz Woelk y Kordelia Knoll (Dresde).

El Museo del Prado mostrará, por primera vez fuera de Alemania, una de las mejores colecciones históricas de escultura clásica de Europa. Se trata de la colección del Albertinum de Dresde, adquirida en el siglo XVIII por Augusto II el Fuerte, Rey de Polonia y Sajonia, y que, con motivo del cierre temporal del Museo Albertinum, vendrá a Madrid gracias a un excepcional acuerdo de colaboración entre ambas instituciones.

Bajo el título Entre Dioses y Hombres. Esculturas Clásicas del Albertinum de Dresde y del Museo del Prado, la muestra reunirá 46 de las mejores piezas del Albertinum, entre ellas el Efebo de Dresde de la Escuela de Policleto, El Zeus de Dresde y La Atenea Lemnia, ambas de Fidias, La Ménade de Dresde, junto a 20 esculturas clásicas del Museo del Prado en un encuentro irrepetible.

Con ocasión del cierre temporal del Albertinum de Dresde, el Museo Nacional del Prado de Madrid expondrá por un período de seis meses las mejores obras de esta colección en sus nuevas salas, añadiendo algunas esculturas de su propia colección. La historia de la colección de Dresde tiene muchos paralelos con la del Museo del Prado. Durante el reinado de Federico Augusto II (1670-1733) llegaron varias colecciones muy importantes de Roma a Dresde: en 1726 la colección de bustos antiguos de Giovanni Bellori como regalo del rey Federico Guillermo I de Prusia a Augusto II; dos años más tarde la numerosa colección del príncipe Agostino Chigi y la exquisita colección del cardenal Albani. Finalmente, en 1736, fueron adquiridas de la herencia del príncipe Eugenio las tres Diosas de Herculano. Otro interesante grupo de obras son esculturas originales griegas y helenísticas, adquiridas por el Albertinum durante los siglos XIX y XX. Hasta mediados del siglo XIX, el Albertinum de Dresde tenía la colección más prestigiosa de esculturas clásicas de Alemania. Por el bombardeo de Dresde y el siguiente traslado a la Unión Soviética (1946-1958), la colección, hasta ahora no publicada dignamente, se quedó algo olvidada.

La dirección del Albertinum ha cedido generosamente al Prado 46 obras, entre ellas el Zeus de Dresde y el Efebo de Dresde, réplicas romanas de la Atenea Lemnia de Fidias, del Sátiro escanciando vino de Praxíteles, la Ménade de Dresde y las dos Diosas de Herculano. Se verán en Madrid esculturas griegas, entre ellas tres relieves sepulcrales áticos, tres terracotas policromadas de Tanagra, una serie de esculturas helenísticas de Alejandría y de otros centros y algunos retratos romanos de gran calidad. La exposición esta dividida en tres grandes apartados. Cada uno representa una época distinta del arte grecorromano además de un tema específico.

Archivado en: