Hallan restos de dos villas romanas en las obras de la autovía a Trujillo

Antonio José Armero | Cáceres www.hoy.es 13/07/2008

El material apareció en una área situada entre Santa Marta de Magasca y Plasenzuela, y su importancia arqueológica es escasa, según la Junta.

Las obras de construcción de la A-58, la autovía que unirá Cáceres y Trujillo, han sacado a la luz restos arqueológicos de dos villas de la época romana. El material ha aparecido en la línea imaginaria que separa las localidades de Santa Marta de Magasca y Plasenzuela, y según la Dirección General de Patrimonio, no tiene mayor importancia.

El primero de los hallazgos se produjo en el tramo Trujillo-Plasenzuela, en concreto entre los puntos kilométricos 11,680 y 11,740, según los datos facilitados por la consejería de Cultura y Turismo. Y el segundo, en el tramo Plasenzuela-Santa Marta de Magasca, entre los puntos kilométricos 13,060 y 13,220. «Los restos arqueológicos aparecidos durante las obras de la autovía Cáceres-Trujillo -explica la Dirección General de Patrimonio- corresponden a villas romanas de las que sólo se conserva elementos de la zona rústica y ninguna de la zona noble». Según su valoración, son «de muy escasa entidad y no existen elementos significativos y dignos de ser resaltados», «Debido al uso agrario durante siglos de este zona, la mayoría de los restos han desaparecido», detalla la consejería de Cultura, que ha guardado las piezas.

Al aparecer en puntos afectados directamente por el trazado de la carretera, se procedió a la excavación completa, documentación planimétrica y depósito de los materiales, que están en el Museo Arqueológico Provincial, en Cáceres.

Tras el estudio exhaustivo de los restos y con el permiso de la Dirección General de Patrimonio, se procedió a su desmonte para poder continuar con las obras en los dos puntos afectados. El hallazgo, explica el gobierno regional, es fruto de los controles arqueológicos obligados durante la fase de ejecución de una obra pública de este tipo, en especial mientras se realizan los desbroces y el movimiento de tierras.

Archivado en: