Una excavación demuestra que el Teatro Romano sufrió una reforma en el siglo IV

Mérida www.hoy.es 30/01/2008

En el Anfiteatro se ha descubierto una torre para acceder al graderío y una conducción hidráulica. Concluye la segunda fase del proyecto de investigación del yacimiento monumental.

El Teatro Romano guarda muchos secretos. El monumento esconde incógnitas que se pretenden desvelar a través de un proyecto de investigación que lleva a cabo el Consorcio de la Ciudad Monumental en colaboración con el Instituto de Arqueología de Mérida, la Universidad Autónoma de Madrid, la universidad romana de La Sapienza, el Museo Nacional de Arte Romano, la Universidad Pablo Olavide de Sevilla y el Instituto de Arqueología Alemán.

Esta actuación comenzó en otoño de 2006 y concluirá a principios del próximo año, después de tres campañas de investigación. La segunda campaña de excavaciones terminó ayer. Desde septiembre pasado, los trabajos se han centrado en las dos 'versurae' del Teatro Romano, las zonas situadas a ambos lados de la escena, y en la zona exterior del Anfiteatro.

En el primer caso, los trabajos han permitido documentar que el Teatro experimentó una gran reforma en el siglo IV. Pedro Mateos, director científico del Consorcio, comenta que se desconocía la función real de las 'versurae'. Ahora se ha descubierto que la situada a la derecha de la escena (vista desde el graderío) cuenta con una planta basilical «fruto del siglo IV».

Se estima que su función era servir de espacio de tránsito entre los pórticos que existían en los exteriores del Teatro y el interior del recinto. Desde allí se distribuía al público hacia la orchestra y la zona baja de las gradas por un lado y hacia la parte alta por otro.

En el otro lado de la escena, se estima que en la misma época se destruyeron los pórticos exteriores para construir la casa basílica que se encuentra junto a la entrada por el Paseo de José Álvarez Sáenz de Buruaga.

Como señala Mateos, estos datos apuntan a una reforma de consideración. «Cambia la forma de entender el Teatro y la ciudad», expone. «En esa época, las zonas públicas se van privatizando y los pórticos se incorporan a las casas».

Por su parte, en el recinto del Anfiteatro se ha tratado de conocer la relación entre el monumento y la muralla de la ciudad, que es anterior y que tuvo que rehacerse por la construcción del edificio.

En la confluencia entre ambas estructuras se ha localizado una torre que podría servir para dar acceso a las gradas más altas. También se ha localizado una posible conducción hidráulica, que aparece interrumpida, quizá debido a las obras del Anfiteatro.

Igualmente se ha excavado la 'puerta triunfalis', por la que accedía al recinto la procesión de notables que partía desde el Foro municipal para asistir a los espectáculos. El material hallado podría permitir fechar el monumento, ya que se considera inexacta la inscripción que remonta la construcción del monumento al año 8 a. C.

Nueva publicación
El proyecto afrontará su tercera fase entre septiembre de este año y comienzos del próximo. Será la última entrega y se espera que la más importante, ya que se centrará en la escena del Teatro Romano y la arena del Anfiteatro.

El objetivo del Consorcio es que estos trabajos permitan ofrecer un mayor conocimiento sobre este recinto monumental de cara al año 2010, en el que se conmemorará el centenario del inicio de las excavaciones en el yacimiento. Por ese motivo, la entidad plantea celebrar la efeméride con la publicación de una nueva guía sobre los dos monumentos que incluya los últimos hallazgos.

El Consorcio aprueba el proyecto de actuación en el Templo de Diana
La intervención en el Templo de Diana para crear una nueva plaza pública está más cerca. La Comisión Ejecutiva del Consorcio de la Ciudad Monumental dio ayer el visto bueno al proyecto básico de la actuación. De esta forma, toma forma la propuesta ganadora del concurso de ideas convocado en el año 2005.

Este concurso fue adjudicado el pasado año al arquitecto extremeño José María Sánchez. Su diseño consiste en la adecuación de dos plataformas, una a la altura del monumento, para usos públicos, y otra para uso privado.

Este proyecto le ha valido a José María Sánchez la concesión de una prestigiosa beca de arquitectura de la Academia de España en Roma para estudiar los edificios romanos.

1,8 millones
Casi tres años después de que pusiera en marcha el proyecto, el Consorcio espera que la intervención en el Templo de Diana comience en 2008. Para ello, la Junta de Extremadura dispone en sus Presupuestos del presente ejercicio una partida de 1,8 millones de euros. En 2009 se destinará la misma cantidad para culminar el proyecto.

Archivado en: