Las sentencias de la «Casa de Cristal» y el viejo teatro de Sagunto acechan al Puente Romano de Córdoba

F.J.P. | Córdoba www.abc.es 15/12/2007

El eco de las sentencias del Tribunal Supremo contra la reformas emprendidas en el teatro romano de Sagunto (hace 15 años) y la que dio como fruto la Casa de Cristal en la plaza Judá Leví empiezan a llegar a ambas márgenes del río Guadalquivir cuando se ultima la puesta de largo de la rehabilitación del Puente Romano que va a inaugurar el presidente de la Junta, Manuel Chaves, en el epílogo de su legislatura.

En ambos casos, los planteamientos de las intervenciones chocaban con la defensa y conservación de los bienes culturales como el teatro de Sagunto y su estructura histórica así como con el entorno de la Judería, en pleno corazón de la zona protegida por la Unesco.

Quince años después de la reforma del recinto de la ciudad valenciana, y a instancias de un diputado del PP, el Supremo aún estudia un recurso de casación del Ayuntamiento de Sagunto contra la sentencia que obliga a desbaratar una reforma que alteró elemento sustanciales del teatro. En 1997, por otra parte, el TSJA y, posteriormente, el Supremo, certificaban en dos autos la demolición de la Casa de Cristal (Oficina de Turismo Municipal) por su impacto -hoy levantada con otro tipología y estética- en el Casco.

A ambos precedentes se ha referido el titular del Área de Arqueología de la Universidad de Córdoba, Desiderio Vaquerizo, en unas declaraciones realizadas a Radio Córdoba, y donde este catedrático alude a la posible vulneración de la Ley Estatal de Patrimonio que se puede estar produciendo con la intervención en el Puente Romano por parte de la Junta bajo la idea del arquitecto Juan Cuenca.

«La Ley pide que se eviten los intentos de reconstrucción en cualquier edificio histórico, por lo que deben respetarse las distintas etapas históricas del Puente. Y si se había destruido, no reconstruirlo entero», alegaba Vaquerizo, para quien no se ha rehabilitado ni conservado, «sino sustituido; hay un puente nuevo, un pavimento nuevo, un pretil nuevo...». Hay que recordar que el Área de Arqueología de la Universidad emitió hace un año un contundente comunicado en el que mostraba su desacuerdo total con la intervención hecha en el Puente, relativizando el impacto del granito rosa (sí criticaba su corte industrial) o la luminaria como elementos «anecdóticos».

«El puente tiene un papel importantísimo en la ciudad, es su seña de identidad. Y hay determinados intentos de reconstrucción fallidos que han dado lugar a sentencias condenatorias de los tribunales como el teatro romano de Sagunto con una polémica tremenda», explicó en esta emisora Vaquerizo, quien también aludió al caso de la Casa de Cristal. «Una cosa es un lavado de cara y otra es una sustitución y nosotros animábamos hace un año a reflexionar, y nos gustaría retomar ahora ese tema antes de que se tarde», agregó el catedrático de Arqueología.

Aunque antes de esta intervención de la Junta ya no quedaban vestigios romanos en el Puente, y pese a la discutida actuación sobre el mismo en los años 20 del siglo pasado, Vaquerizo subrayó que «si antes se cometió una barbaridad, no hay que respetarla, pero lo que se hizo forma parte de la imagen histórica que tenemos. No sé si la barbaridad es sustituir una cosa por otra...», explicó en antena. «El problema es actuar con prepotencia -prosigue este experto- y no tener en cuenta las opiniones, aunque luego digan que hubo periodos de información pública... Hablamos de la mayor seña de identidad de Córdoba por encima de la Mezquita».

MÁS INFO:
http://www.diariocordoba.com/noticias/noticia.asp?pkid=283393
http://es.wikipedia.org/wiki/Puente_Romano_de_C%C3%B3rdoba

Archivado en: