El Museo de Segovia crece gracias a una donación de material médico romano

Guillermo Herrero | Segovia www.eladelantado.com 11/11/2007

El Ministerio de Cultura y la Junta de Castilla y León han adquirido monedas de la Ceca de Segovia para aumentar la colección numismática del Museo.

La donación de una colección de instrumentos de medicina de época romana ha incrementado recientemente los fondos del Museo de Segovia. La entrega, realizada por varios particulares que de momento han preferido que no se conozca su identidad, se completa con otra colección de unas 140 monedas de la Ceca de Segovia. Además, los donantes han depositado dos monedas visigodas del siglo VII y varias piezas de interés, como colgantes fálicos romanos o un anillo con sello.

Alonso Zamora, director del Museo de Segovia, considera “muy interesante” el material médico romano recibido, ya que “aunque estas veinte piezas no son excepcionales, no es frecuente encontrar una colección así”. Entre las piezas (realizadas en plata, bronce y cobre), aparecen pinzas, sondas con cucharilla o de oído y punzones. Zamora valora que los donantes “sabían la importancia de su colección y, sin que nadie les sugiriera nada, han decidido entregar el material”.

El director del Museo de Segovia aprovechó la ocasión de dar a conocer la donación para recordar que, en los dos últimos años, la entidad que dirige también ha aumentado sus fondos gracias a varias compras realizadas por el Ministerio de Cultura y la Junta de Castilla y León. Zamora reveló que, cuando desde el Museo de Segovia se tiene conocimiento de alguna subasta de interés para la provincia de Segovia, se informa al Ministerio de Cultura con el objetivo de que este organismo compre las piezas de mayor relevancia. Así, en mayo de 2006, se adquirió una gran colección de monedas en la sala Cayón de Madrid. Series de menor entidad se lograron en subastas de la sala Jano (mayo de 2007) y sala Aúreo (septiembre de 2007).

La Junta también ha colaborado comprando el pasado mes de junio a un anticuario de Segovia (Doblón S.L.), otra pequeña colección de monedas, entre las que destaca un as de Segovia datado en el siglo I antes de Jesucristo. “Se trata del as celtibérico de cobre acuñado en Segovia en el que, por vez primera, aparece el nombre de la ciudad”, explica Zamora. En esta adquisición realizada a Doblón figura también un grupo de monedas de la Ceca de Segovia, desde el año 1597 hasta 1868.

“Nuestra idea —apunta Zamora— es conseguir que en el Museo de Segovia haya un ejemplar de cada serie de monedas que salió de la Ceca de Segovia. Ya tenemos muchas, pero no es menos cierto que nos faltan todavía bastantes”.

A medio plazo, el director del Museo de Segovia confía en aumentar los fondos de la institución con una colección de material etnográfico, aunque no quiso desvelar la procedencia de las piezas.

Evolución de la procedencia de los fondos que se conservan en la Casa del Sol de Segovia

• Inicios y evolución Tal y como indica Alonso Zamora, la mayoría de los museos provinciales españoles se crearon en el siglo XIX para recoger los bienes de conventos suprimidos por las leyes desamortizadoras. Ya en el siglo XX, el principal aporte se debe a material arqueológico, ya que los hallazgos de todas las excavaciones deben ir a parar al museo provincial correspondiente. Además, en los últimos años están entrando en los museos aportaciones de tipo etnográfico, como es el caso de aperos de labranza.

• Donaciones. Su número va en aumento. En Segovia, y según Zamora, ello es consecuencia de la apertura al público del Museo. “Hay gente que opta por traer una pieza antes que tenerla en casa, almacenada en una caja”, explica Zamora, que recuerda que, a diferencia de en una vivienda, donde una obra “corre múltiples riesgos”, en el Museo “está sometida a un tratamiento serio, de forma que los peligros se minimizan”. Además, resalta que, con una donación, la pieza queda indefectiblemente unida al que fue su dueño, puesto que en cualquier exhibición pública de la misma se indicará quien fue su propietario.

• Depósito y tasaciones. Otra fórmula cada vez más frecuente es la del depósito, que permite que un particular ceda temporalmente una pieza al Museo, sin perder su propiedad. Finalmente, Zamora recuerda que el Museo también está dispuesto a hacer tasaciones. “Queremos que la gente valore las obras que tiene en casa, algo que muchas veces no pasa”, concluye su director.

Archivado en: