Una autovía con un tesoro de 2.000 años

María Alonso | Oviedo www.lne.es 24/02/2007

Las obras de desdoblamiento de la antigua carretera Oviedo-Gijón descubren una vasija con 166 monedas romanas de entre los siglos I y II

En las obras de construcción de carreteras se suelen enterrar monedas, pero en el caso de las de la nueva autopista entre Oviedo y Gijón también se desentierran. En los trabajos de ampliación de la AS-18 ha aparecido un tesoro: una vasija con 166 monedas romanas de bronce entre los siglos I y II.

Cuando hace 17 meses empezaron las obras de desdoblamiento de la antigua carretera Oviedo-Gijón se cumplieron los preceptos clásicos en estos casos: enterrar en una urna los periódicos del día y unas cuantas monedas. A lo largo de las obras se han desenterrado otras, de hace casi 2.000 años, en Veranes (Gijón). Los trabajos de construcción de la nueva carretera han desvelado un tesoro, una vasija repleta de monedas romanas que estaban en la zona afectada por la nueva autovía, que entrará en funcionamiento dentro de dos meses. Ciento sesenta y seis monedas aparecidas dentro de una vasija que han sorprendido a los arqueólogos, que destacan la importancia del descubrimiento por la cantidad y variedad de las piezas encontradas.

Según los primeros estudios, las monedas halladas en un complejo alfarero han sido datadas entre los siglos I y el II. Según confirmó ayer el director general de Carreteras, José María Pertierra, las monedas se salvaron gracias al delicado trabajo arqueológico que han llevado aparejadas las obras. Se trata de sestercios, ases y dupondios, y pertenecen a distintas épocas. Según las primeras dataciones, van desde el año 69 después de Cristo, de la época Galba, al 195 después de Cristo, en época de Septimio Severo. Pertierra aseguró que actualmente las piezas de bronce se están estudiando y catalogando; pero las ciento sesenta y seis monedas no son el único descubrimiento arqueológico desvelado en el entorno de la AS-18.

Con la construcción hace años de la primera calzada de esta vía se localizaron varios hornos romanos en la zona de la Venta del Gallo. Las obras de la segunda calzada desvelaron un quinto horno entre los siglos II y III después de Cristo.

Trabajo arqueológico

Todo ello gracias a un intenso trabajo arqueológico que ha ido a a la par que la ampliación de la AS-18. Los expertos, según matizó Pertierra, plantearon cinco zonas de posibles hallazgos, las terrazas del río Nora; la zona de Robledo, donde la AS-18 salva mediante un viaducto a la «Y», la conocida como «Llamada de Silvota», la zona de Veranes y la vega de Pinzales. Entre todas las zonas trabajadas lo más singular es el descubrimiento de la vasija con las ciento sesenta y seis monedas que ahora se están analizando para reconstruir el puzle de la historia. Quizá fueron los ahorros de algún romano que utilizaba la vasija para guardarlos, o quizá la historia sea otra. En todo caso, los arqueólogos actuales seguro que lo tienen más fácil que los del futuro: ¿cómo explicar la cantidad de urnas transparentes llenas de viejos periódicos y puñados de monedas que se entierran, tramo a tramo, en las autopistas, autovías y trazados ferroviarios de Asturias?

Archivado en: