IU incluye el derribo del acueducto romano en su denuncia contra las carreteras

Eivissa | L. F. A. / Efe  15/09/2005

«La constructora y la Administración, vulnerando la Ley de Patrimonio Histórico, han permitido, en algún caso sin estudios previos, la destrucción de valiosos yacimientos y sin supervisión arqueológica», denuncia.

El coordinador de IU en Balears, Miquel Ramón, se acercó ayer a los restos del acueducto romano que, según denuncia, «ha sido arrasado por la obra del segundo cinturón», para anunciar que su partido ha añadido varios supuestos delitos contra el patrimonio a la denuncia inicial sobre la ampliación de las carreteras que presentó hace unas semanas ante la Fiscalía Anticorrupción por presuntas irregularidades. Además del acueducto, ha denunciado la realización de obras sin supervisión arqueológica y la destrucción de otros restos.

Según explicó el líder de IU y diputado autonómico, existen documentos que prueban que al menos cuatro yacimientos han sido arrasados por las máquinas sin ser documentados o al menos fotografiados por los arqueólogos: el acueducto, una cisterna romana, una estructura también romana y un horno para hacer carbón.
Según la denuncia, el acueducto arrasado medía entre 13 y 15 metros y sólo se van a conservar dos pequeños tramos a ambos lados de la zona de obras, tal y como anunció el conseller de Patrimonio, Joan Marí Tur. Sin embargo, Ramon asegura que, con haber modificado un metro el trazado de la excavación, se habría salvado la construcción.

Desde la coalición se recuerda que es «obligatorio» que este tipo de obras cuenten con el asesoramiento de arqueólogos y que la empresa prescindió de éstos después de que recomendaran el mantenimiento de una necrópolis romana hallada también durante las obras.

Esta necrópolis fue destruida, según explicó Miquel Ramón, tras ser documentada debidamente y desde entonces no ha habido arqueólogos trabajando en la zona.

Archivado en: